Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fuerzas de seguridad y milicias tribales expulsan al ISIS de varios puntos de Ramadi

Las fuerzas de seguridad iraquíes, en colaboración con milicias tribales suníes, han conseguido expulsar al Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, afín a Al Qaeda) de varios puntos de la ciudad de Ramadi --provincia de Anbar, próxima a la frontera con Siria--, que controlan desde hace hace dos semanas, según informaron fuentes locales a la cadena iraní Press TV.
La Policía local ha recuperado el dominio sobre las áreas de Malaab y Fursan, y ahora el ISIS "solo controla un 10 por ciento de Ramadi", según Risha, sobrino de un poderoso jeque tribal.
Mientras tanto, continúan las negociaciones para resolver la situación en Faluya, donde el ISIS mantiene todavía una importante presencia. El líder religioso local Abdulhamid Jadua ha pedido a los jeques que resuelvan la crisis a través del diálogo para impedir que "Faluya se convierta en un imán de sangre y muerte".
El Ejército se ha negado a invadir el centro de la ciudad ante el temor de que la operación pueda causar numerosas bajas civiles, mientras los residentes, asediados, se están quedando son acceso a bienes de primera necesidad, según Naciones Unidas.
Los residentes de Faluya sospechan no obstante que los hombres armados que invadieron la ciudad hace diez días no son miembros del ISIS, como se presupone, sino que podría tratarse de miembros de tribus suníes descontentos con la labor del Ejecutivo del primer ministro chií, Nuri al Maliki.
"La verdad es que no vimos una presencia armada representando al ISIS, sino a hombres enmascarados con armas. No sabíamos quienes eran", declaró Monzher Hazalá, ingeniero escapado de Faluya que ahora vive en un motel junto a nueve familiares.
Algunos de los testigos declararon que los asaltantes ondearon al principio las tradicionales banderas negras de Al Qaeda, pero esos símbolos han desaparecido. Desde la invasión, algunos residentes han podido entablar conversaciones con los asaltantes que les han dado a entender que estos hombres no eran miembros del grupo islamista.