Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fujimori y Kuczynski protagonizan su último debate televisado antes de las presidenciales

Los candidatos a la Presidencia de Perú, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, han protagonizado este domingo su segundo televisado, apenas unos días antes de la celebración de la segunda vuelta de las elecciones el 5 de junio.
El debate ha sido celebrado apenas unas horas después de la publicación de un nuevo sondeo que sitúa a Fujimori como favorita, con un 45,9 por ciento de los votos, por delante del 40,6 por ciento de las papeletas que recabaría Kuczynski.
La cita, al igual que la celebrada la semana pasada, ha estado marcada por el cruce de declaraciones entre ambos candidatos, en un intento por dar un último estirón antes de unos comicios que se presentan igualados.
Así, Kuczynski, que inició el debate, ha sostenido que Fujimori "representa una tendencia que dominó en los años noventa", tildándola de "amenaza letal a la democracia", según ha informado el diario local 'La República'.
"Seamos de centro, izquierda o derecha, lo fundamental es defender la democracia en Perú", ha agregado, recordando además que el candidato a la Vicepresidencia de Fuerza Popular --el partido de Fujimori-- manipuló presuntamente unas grabaciones para defender al exsecretario general de la formación, Joaquín Ramírez.
Por su parte, Fujimori ha iniciado su intervención con un saludo en aymara antes de acusar a los gobiernos previos de no cumplir sus promesas, apuntando que ocurriría lo mismo en caso de una victoria del candidato de Peruanos Por el Kambio (PPK).
"Perú esta en una disyuntiva o seguir con la política del chorreo dirigida a facilitar solo a las grandes empresas o buscar un cambio hacia políticas inclusivas", ha manifestado, defendiendo que el país "no necesita un gobernante de escritorio".
En el plano económico, Kuczynski ha recordado que fue ministro durante el Gobierno de Alejandro Toledo, tras la salida del poder de Alberto Fujimori, resaltando que la economía entonces "estaba en un estado desastroso".
Así, y rechazando las críticas de ser un "gobernante de escritorio", ha abogado por aplicar programas sociales que hagan frente a la pobreza, especialmente en los casos de servicios de agua potable y sanidad.
Fujimori, por su parte, ha cargado contra su rival afirmando que "favorece a las grandes empresas", lo que ha sido también rechazado por Kuczynski, quien ha prometido "una revolución de crédito".
En otro de los bloques, centrado en educación, pobreza y desigualdad, el candidato de PPK ha lamentado que en el país "no hay una educación de primer mundo", abogando por financiar los colegios, reconstruir algunos y mejorar el sueldo de los maestros.
"La desigualdad viene de la gente que no tiene beneficios. Queremos una economía moderna donde todos los jóvenes tengan acceso a un trabajo", ha manifestado, antes de ser acusado por Fujimori de ser responsable del desabastecimiento de agua en la capital, Lima.
Así, la candidata de Fuerza Popular le ha criticado por "creer en la economía del chorreo", a lo que Kuczynski ha respondido recordando los niveles de pobreza dejados por Alberto Fujimori tras su mandato.
ACUSACIONES CRUZADAS
El debate ha tomado un giro más hosco cuando Kuczysnki ha recordado a Fujimori que tuvo 500 faltas durante los mil días laborales del Congreso, a lo que la candidata ha respondido diciendo que se debieron a dos bajas por maternidad y dos meses de licencia para terminar su maestría.
Así, Fujimori ha dicho que se la critica por "usar su derecho como madre y mujer para atender a sus hijas", pese a lo cual se ha generado un debate en las redes sociales satirizando con la extensión de dichas bajas. En este sentido, Kuczynski ha recordado a su rival que la baja de maternidad es de 180 días.
Por otra parte, ambos candidatos han mantenido un enfrentamiento verbal en torno a la corrupción, que Fujimori ha calificado como un "enemigo del desarrollo", antes de recordar que contra Kuczynski pesan 34 denuncias.
Sin embargo, el candidato de PPK ha recalcado que ninguna de ellas continúa en pie, preguntando a su rival si "pedirá la extradición de familiares que viven en Japón" y que están imputados por casos de corrupción.
Por último, en sus palabras finales, Fujimori ha aprovechado para criticar nuevamente al actual mandatario, Ollanta Humala, y ha abogado por trabajar por un "Perú reconciliado", despidiéndose con unas palabras en quechua.
Por su parte, Kuczysnki ha vuelto a recordar el legado de Alberto Fujimori en el país y ha enviado el siguiente mensaje: "Quiero convocar a los todos los ciudadanos de cualquier tienda política. Es ahora o nunca ciudadanos. Hasta la última mesa, hasta el último voto. ¡Viva Perú!".