Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Funes anuncia un acuerdo entre los partidos salvadoreños para superar la crisis en el Poder Judicial

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, ha anunciado un acuerdo entre los partidos políticos para zanjar la crisis desatada desde el pasado junio por la anulación de la designación de una veintena de magistrados del Poder Judicial.
El Acuerdo Final, que ha sido respaldado por todos los partidos que componen el Parlamento en la Casa Presidencial en San Salvador, establece que se procederá a realizar una votación nominal y pública para elegir a los magistrados que finalizarán el período 2006-2015.
Así, los diputados han acordado que el martes elegirán a José Salomón Padilla como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia y de la Sala de lo Constitucional para el período 2012-2015, anulando definitivamente la designación de Ovidio Bonilla Flores, ha anunciado Funes el domingo por la noche (madrugada del lunes en España).
"No cabe duda de que la instalación de una mesa de negociación es el mecanismo más eficaz para resolver las diferencias y para encontrar los entendimientos necesarios que permitan una labor de trabajo armoniosa entre los diferentes órganos del Estado", ha dicho el mandatario después de firmar el acuerdo.
Las negociaciones comenzaron a finales de julio, un mes después de que la Sala de lo Constitucional del Supremo anulara las elecciones elecciones de magistrados celebradas en abril de 2012, alegando que el Parlamento no puede elegir esos cargos dos veces en una misma legislatura.
La crisis hizo que el propio Funes interviniera para lograr un acuerdo entre los partidos y el Poder Judicial, a fin de no dejar a la ciudadanía acéfala de magistrados, ahora que su Gobierno intenta llevar adelante un plan de seguridad para acabar con la violencia de las pandillas y la impunidad.