Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García reconoce el asilo dado por Nicaragua al líder indígena buscado por la justicia

En la imagen, el líder indígena Alberto Pizango, quien pidió asilo en las embajadas de Estados Unidos, Francia y Bolivia antes de llamar a las puertas de la legación nicaragüense. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de Perú, Alan García, reconoció hoy el asilo político dado por Nicaragua al líder indígena Alberto Pizango, buscado por la justicia peruana por los enfrentamientos que dejaron 33 muertos el pasado viernes en la región Amazonas.
García dijo a la prensa que "si Nicaragua considera que Pizango merece el asilo porque no tiene condiciones de un juicio justo, eso se reconoce, pero tres países rechazaron el asilo porque dicen que sí hay condiciones (en Perú) para un juicio justo".
Según dijeron a Efe fuentes de la Cancillería, Pizango solicitó previamente el asilo en las embajadas de Estados Unidos, Francia y Bolivia, que se lo denegaron, antes de llamar a las puertas de la legación nicaragüense.
El líder indígena no puede abandonar el país hasta que el Gobierno le expida un salvoconducto, gestión que podría demorar entre dos y tres días, según las mismas fuentes.
El jefe de Estado agregó que la fiscalía ha hecho bien en denunciar a los líderes indígenas de las protestas porque "no se puede instigar y engañar" diciendo que los nativos van a perder sus tierras con la promulgación de un paquete de leyes.
"Quienes han instigado tienen la responsabilidad del asesinato de 24 policías", manifestó García en alusión a las denuncias contra Pizango por homicidio y ataque a las fuerzas armadas, además de sedición y rebeldía.
Los enfrentamientos entre nativos y policías dejaron también nueve civiles muertos, según los reportes oficiales, pero las comunidades amazónicas mantienen la versión de que hay un número indeterminado de indígenas desaparecidos.