Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón dice que podría recurrir a la CIJ para que Assange pueda recibir asilo en Ecuador sin ser detenido

Afirma que Assange no se niega a ser juzgado en Suecia y que solo pide garantías de que no será extraditado a Estados Unidos
El exjuez Baltasar Garzón, abogado del fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, ha indicado este jueves que podría recurrir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para tratar de conseguir que su cliente pueda recibir asilo diplomático en Ecuador y que la Policía británica no lo detenga cuando salga de la Embajada de ese país sudamericano en Londres.
En una rueda de prensa en Brisbane (Australia), donde ha participado en una conferencia, Garzón ha explicado que acudir a la CIJ (que dirime disputas entre Estados) es una de las opciones que se están barajando para garantizar la seguridad de Assange, cuya extradición han reclamado las autoridades de Suecia para juzgarlo por los delitos sexuales de los que está acusado allí.
Assange, que defiende su inocencia en ese caso, teme que, una vez en Suecia, pueda ser extraditado a Estados Unidos. Cree que allí podría ser procesado en relación con las actividades de Wikileaks --que ha difundido numerosos documentos filtrados con contenido sensible, incluidos miles de cables diplomáticos estadounidenses que generaron un gran revuelo en 2010-- y condenado a muerte.
Garzón ha señalado que Reino Unido está obligado por el Derecho Internacional a ofrecer a Assange la posibilidad de asilarse en Ecuador sin correr el riesgo de ser detenido en el momento en que abandone la Embajada ecuatoriana, donde se refugió después de que el Tribunal Supremo de Reino Unido rechazara su último recurso el pasado junio.
En el caso de que la CIJ se pronunciase a favor de que Assange reciba asilo, podría obligar a Londres a negociar con Quito, según el exmagistrado de la Audiencia Nacional, citado por los medios australianos. Garzón ha dicho que solicitará que Reino Unido tome varias medidas provisionales por motivos humanitarios --aunque no ha precisado cuáles-- para garantizar la seguridad de su cliente.
NO SE NIEGA A SER JUZGADO EN SUECIA
Por otro lado, ha aclarado que Assange "no se niega a ser juzgado en Suecia". El Gobierno ecuatoriano ha pedido garantías a Suecia de que no será trasladado a Estados Unidos en relación con las actividades de Wikileaks. "Cuando se ofrezcan esas garantías, no habrá ningún problema. Es muy sencillo, no necesitamos ninguna otra explicación", ha asegurado.
La Policía sueca comenzó una investigación en agosto de 2010 para saber si había motivos para sospechar que Assange había cometido delitos de violación, acoso sexual y coacción contra las dos mujeres suecas que lo habían denunciado.
Garzón ha destacado que posee información clave relacionada con las acusaciones a las que se enfrenta su cliente y que cuando pueda darla a conocer creará una "gran sorpresa". Aunque no ha entrado en detalles, ha afirmado que existe un "conocimiento fragmentado" sobre ese asunto.
El equipo de defensa de Assange ha solicitado que un fiscal sueco viaje a Londres para que Assange le proporcione esa información en la Embajada de Ecuador. "Creo que sería una opción muy buena. Después, por supuesto, estaríamos dispuestos a escuchar los demás requisitos", ha manifestado su abogado.
FALTA DE ASISTENCIA DE AUSTRALIA
Garzón ha aprovechado la rueda de prensa para criticar a las autoridades australianas por su postura ante la situación de Assange. Según ha explicado, los abogados del fundador de Wikileaks les enviaron una carta hace quince días y aún no han recibido respuesta.
"Las autoridades consulares no han visitado al señor Assange en ningún momento y entiendo que es una obligación para con los ciudadanos, hombres y mujeres australianos, que tienen derecho a recibir asistencia consular sin tener que pedirla", ha indicado.
El abogado ha señalado que todas las peticiones de "garantías e información" que ha realizado el equipo de defensa al Gobierno australiano antes de enviar una carta hace quince días han recibido una respuesta "totalmente negativa". En su opinión, probablemente esa asistencia diplomática "se habría producido" si Assange fuese simplemente un ciudadano australiano acusado de delitos sexuales en Suecia y no formase parte de Wikileaks.
Pero un portavoz del ministro de Asuntos Exteriores de Australia, Bob Carr, ha afirmado, según el diario 'The Australian', que las autoridades australianas hablaron con personal de la Embajada ecuatoriana ocho veces antes de que Quito concediera asilo a Assange. También ha dicho que Australia ofreció su ayuda pero él la rechazó.
Por último, se ha referido a las condiciones en las que vive el fundador de Wikileaks desde que está en la Emabajada ecuatoriana. "El trato es bueno, pero estar durante mucho tiempo en una situación así, en la que tiene un espacio limitado y prácticamente sin acceso a luz natural, limita el bienestar físico de una persona y se puede considerar una situación humanitaria bastante preocupante", ha declarado.