Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Georgia denuncia la decisión de Rusia de expandir la frontera 11 kilómetros en el interior de Abjazia

El Ministerio de Exteriores georgiano ha expresado este lunes su "profunda preocupación" por la expansión de la zona fronteriza con Rusia once kilómetros hacia el interior de la república separatista de Abjazia de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, decisión que ha tildado de "ilegal".
Así, ha sostenido que la decisión tomada por Moscú y su "régimen de ocupación" en Abjazia "ha provocado un cambio en la configuración de la frontera once kilómetros hacia el interior del territorio georgiano", al tiempo que ha dicho que se trata de "una nueva violación de la integridad territorial y soberanía" del país.
"El Ministerio de Exteriores georgiano pide a Rusia que ponga fin a su política provocativa y que cumpla con sus compromisos internacionales, recogidos en las provisiones del acuerdo de alto el fuego (alcanzado en 2008)", ha indicado, según ha recogido el portal de noticias Civil.
El Gobierno ruso puso en marcha el 7 de enero una de las mayores operaciones de seguridad en la historia de los Juegos Olímpicos a un mes vista del inicio de los Juegos de Invierno que se celebrarán en la localidad de Sochi.
Las autoridades han establecido dos zonas de seguridad, una de las cuales estará situada en los alrededores de los recintos y que tendrá como objetivo limitar el acceso a los mismos a las personas que tengan entradas y que se identifiquen debidamente, y otra que contemplará prohibiciones generales de movimiento.
Los vehículos no registrados y aquellos que no tengan una acreditación especial no podrán circular, mientras que la venta de armas, municiones y explosivos estará igualmente prohibida durante la celebración de los juegos.
La principal preocupación es la amenaza de posibles atentados por parte de la insurgencia islamista del Cáucaso Norte, temores que se han incrementado tras los atentados suicidas ejecutados en la localidad de Volgogrado los días 29 y 30 de diciembre, que se saldaron con la muerte de 34 personas. El señor de la guerra Doku Umarov, el hombre más buscado de Rusia, ha solicitado a sus combatientes que ataquen los Juegos Olímpicos de Invierno.
Umarov ha asumido la responsabilidad de los principales ataques terroristas de los últimos años en Rusia, entre los que se incluye el atentado perpetrado en enero de 2011 en el aeropuerto de Domodedovo, que dejó 37 fallecidos, y los dos atentados suicidas simultáneos cometidos en 2010 en el metro de Moscú, en los que fallecieron 40 personas.
La autoría de dichos atentados ha sido reclamada por el grupo terrorista islamista Vilayat Daguestán, que ha advertido al presidente ruso, Vladimir Putin, sobre las consecuencias de organizar los Juegos Olímpicos en Sochi. "Si celebra los Juegos, recibirá un regalo nuestro para usted y todos esos turistas que vendrán", ha asegurado.