Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gillard apoyará la reforma que permita a la mujer ocupar el trono británico

La primera ministra australiana, Julia Giillard, afirmó este lunes que apoya las maniobras para acabar con la discriminación que existe desde hace 300 años, en beneficio de los varones, hacia las primogénitas reales para convertirse en herederas del trono británico.
"Esperarán de mí, como primera mujer en ser primera ministra de nuestro país, que diga que las mujeres son iguales que los hombres en todos los aspectos", declaró Gillard en Perth, antes de la Cumbre de la Commonwealth, que comienza este viernes.
"Apoyaré un cambio en la ley de sucesión que permitirá heredar el trono al primer descendiente, independientemente de su género", añadió.
También el primer ministro británico, David Cameron, quiere acabar con normas que datan del siglo XVII y que prohíben a los herederos del trono casarse con católicos romanos y obligan a dar prioridad a los hijos varones aun teniendo alguna hermana mayor.
Cameron intentará conseguir en la Cumbre de la Commonwealth de esta semana en Perth, el apoyo de 16 miembros de la Commonwealth, incluida Australia, con quien comparte a la Reina Isabel II como monarca.
Las actuales normas de sucesión datan de 1688 y 1700, y fueron diseñadas para blindar una monarquía protestante y obligar a cualquier sucesor al trono a renunciar su derecho al mismo si se casa con alguien que profese la religión católica.