Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de EEUU propone cambios para limitar el acceso a armas de enfermos mentales "peligrosos"

El Gobierno de Estados Unidos ha propuesto cambios en la normativa federal para evitar que las armas caigan en "manos potencialmente peligrosas", con una doble reforma que busca, por una parte, "aclarar" en qué casos se puede denegar el permiso de posesión a un enfermo mental y, por otra, suavizar los límites por privacidad en la búsqueda de historiales médicos.
La Casa Blanca ha recordado en un comunicado que, durante los últimos años, "muchos estadounidenses han sufrido heridas graves o han perdido sus vidas como resultado de la violencia con armas", razón por la cual ve conveniente revisar el actual sistema de permisos.
En este sentido, ha advertido de que aunque la "amplia mayoría" de las personas que sufren una enfermedad mental "no son violentas" y el Gobierno trabaja para eliminar el "estigma" que suele acompañar a este colectivo, existen "algunos casos" en los que los enfermos "no reciben el tratamiento que necesitan" y pueden llegar a causar "tragedias".
La Administración de Barack Obama ha planteado sendas iniciativas legales a través del Departamento de Justicia y del Departamento de Sanidad con la esperanza de ahondar en los controles. "Hasta la fecha, las comprobaciones de antecedentes han impedido que más de dos millones de armas caigan en las manos equivocadas", ha subrayado.
El Departamento de Justicia propone "varias aclaraciones" a la actual normativa para especificar que cuando la ley prohíbe la entrega de armamento a personas "internadas" en psiquiátricos se refiere tanto a los pacientes ingresados en estas instituciones como a los externos. Este cambio permitiría, además, aclarar "qué información debería estar disponible para el sistema federal de comprobación de antecedentes", ha explicado la Casa Blanca.
Por otra parte, el Departamento de Sanidad ha recogido las quejas planteadas por "algunos estados" sobre las normas de privacidad que impiden la obtención de cierta "información relevante" sobre el historial de un solicitante de un permiso de armas. El Gobierno sugiere, por ejemplo, la concesión de "permisos rápidos" a entidades concretas para que puedan obtener datos "limitados".
MAYORES CONTROLES
El Gobierno Obama ha impulsado un endurecimiento de los controles sobre la tenencia de armas a raíz del tiroteo en la escuela de Newtown, en diciembre de 2012. Hace un año, el presidente propuso 23 medidas sobre este tema, entre ellas un registro de antecedentes universal y mayores limitaciones para la venta de fusiles de asalto.
La postura del Congreso, sin embargo, sigue lejos de las reivindicaciones de Obama. La Casa Blanca ha reiterado este su llamamiento al Senado y la Cámara de Representantes para que "actúen" y aprueben una legislación "de sentido común".