Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Evo Morales y la oposición se enfrentan en un referéndum

La región de Santa Cruz, la más próspera de Bolivia, vota este domingo su autonomía del Gobierno. Líderes del movimiento autonomista han convocado a un referéndum que el Ejecutivo de izquierdas ha calificado de ilegal y secesionista. Unos 935.959 cruceños están convocados a las urnas para votar un estatuto, que según las encuestas oficiales cuenta con el respaldo de un 70 por ciento.
La sombra de la violencia planea sobre esta jornada, en la que ya se han producido algunos incidentes en localidades del departamento cruceño donde son mayoría los oficialistas del MAS (Movimiento al Socialismo, el partido de Morales).
En San Julián, municipio considerado el principal bastión de Morales en este departamento, los oficialistas iniciaron anoche un bloqueo de caminos contra el referendo y esta mañana unas 50 personas protagonizaron un pequeño enfrentamiento. El objetivo de estas acciones es impedir que los vecinos de la provincia de Santa Cruz puedan votar. En otra localidad "masista", Yapacaní, un fotógrafo del diario paceño La Razón, fue agredido el sábado por un grupo de vecinos que le arrebataron la cámara cuando trataba de tomar imágenes de un incidente en la oficina autonómica de la localidad.
En el caso de la capital, Santa Cruz de la Sierra, los incidentes han ocurrido en el barrio Plan 3000, cuyos residentes apoyan mayoritariamente a Morales, donde han saqueado los recintos electorales y robado urnas.

Santa Cruz, la región más próspera de Bolivia, marca el comienzo de una serie de consultas autonomistas que tienen previsto celebrar en junio las también regiones opositoras de Beni, Pando y Tarija, en un movimiento apoyado además por las de Cochabamba y Chuquisaca. Estas regiones demandan un estado descentralizado y rechazan el proceso constituyente emprendido por Morales para refundar el país.ZA