Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pide a la ONU que envíe una fuerza de intervención rápida para combatir a los islamistas armados

El ministro de Exteriores de Malí, Abdoulaye Diop, ha solicitado este miércoles a Naciones Unidas que envíe una fuerza de intervención rápida para hacer frente a los grupos islamistas presentes en el norte del país.
En una comparecencia por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Diop ha advertido de que la región "está una vez más en riesgo de convertirse en el destino de hordas de terroristas", según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
Por ello, ha sostenido que son necesarias "medidas urgentes" para reforzar la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), que se hizo cargo de las operaciones de pacificación en julio de 2013 y que cuenta con 9.000 efectivos.
Las palabras de Diop han llegado apenas un día después de la muerte de un militar senegalés de la MINUSMA en un ataque contra una base militar en la localidad de Kidal (norte). En total han muerto 31 'cascos azules' y otros 91 han resultado heridos desde el inicio de las operaciones de la misión internacional.
En abril de 2012, el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por tres grupos islamistas: el Movimiento por la Unidad de la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).
A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg, y finalmente el avance de los 'yihadistas' provocó la intervención militar francesa, que provocó su repliegue, si bien continúan sus operaciones de forma esporádica.