Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Obama liberó a inmigrantes con antecedentes graves de los Centros de Detención

Nuevas investigaciones han destapado este jueves que de las 2.200 personas que liberó el año pasado la Administración Obama de los Centros de Detención de Inmigrantes en Estados Unidos, para ahorrar dinero, una parte tenía antecedentes penales. Informaciones que contradicen las garantías que dio el Gobierno de Estados Unidos ante el Congreso y la sociedad.
Entre los liberados aparecen inmigrantes que se habían enfrentado a cargos penales graves como acusaciones por secuestro, agresión sexual, tráfico de drogas u homicidio, según publica este jueves el diario estadounidense 'USA Today'.
La publicación de estas conclusiones ha despertado un verdadero escándalo en el Congreso. Diputados republicanos han acusado al Gobierno de Barack Obama de haber dejado a criminales peligrosos libres. En respuesta, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ha explicado que en realidad habían puesto en libertad a "delincuentes de bajo riesgo y que no tienen antecedentes penales graves", una afirmación que el Ejecutivo ha repetido para calmar los ánimos tanto del Congreso como de la ciudadanía.
Los nuevos registros, en los que se incluyen cientos de páginas de correos electrónicos, ofrecen la información más detallada hasta el momento sobre los Centros de Detención de Inmigrantes y sus prácticas y demuestran como, si bien dos tercios de las personas que fueron liberadas no tenían antecedentes penales, el resto había cumplido condena o habían sido arrestados en algún momento de su vida con cargos más graves que los que había reconocido el Ejecutivo.
El senador republicano por Arizona John McCain ha dicho que es "muy preocupante que el ICE haya liberado en nuestras calles con pleno conocimiento a miles de inmigrantes indocumentados detenidos, muchos de ellos con antecedentes penales, y todo mientras que públicamente le restan importancia".
DETENCIONES DE INMIGRANTES
Las autoridades de inmigración detienen a unos 34.000 personas al día. Aunque publican periódicamente los registros de los inmigrantes que han sido acusados de delitos graves, por lo general lo hacen porque su situación jurídica ha cambiado o porque no puede ser deportados. El ICE se gasta unos 122 dólares (96 euros) al día por cada inmigrante que mantiene en prisión.
Ya el año pasado, los congresistas republicanos presionaron al director del Centro de Integración de Inmigrantes, John Morton, para obtener información específica sobre los antecedentes penales de las personas que habían liberado. En ese momento Morton afirmo que "ninguno había sido acusado o condenado por asesinato, violación o abuso sexual".
El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, los describió de manera parecida al decir que eran personas "de bajo riesgo y detenidos no penales".
Según las nuevas investigaciones, entre las personas liberadas había un hombre acusado de secuestro agravado por agresión sexual de un niño, así como otros acusados por asaltos armados o agresiones a miembros de la Policía. Otro inmigrante liberado en Miami había sido acusado de conspiración para cometer homicidio. Dos detenidos de Boston, habían sido acusados por asalto agravado con un arma y, otro que estaba detenido en Denver, por agresión sexual, según ha explicado 'USA Today'.