Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y oposición dan los primeros pasos hacia el diálogo en Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha calificado la reunión de "carácter exploratorio" mantenida entre el Gobierno y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) como "muy importante y muy interesante" y ha adelantado que el encuentro oficial acordado entre ambas partes tendrá lugar el próximo jueves. El líder opositor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles, ha afirmado que el diálogo significa la renuncia del pueblo a reclamar sus derechos.

"Pongo toda mi energía para que el camino que iniciamos con la oposición le de la paz a Venezuela y mandemos un mensaje claro", ha señalado Maduro, que reclama el apoyo de todas las fuerzas vivas del país "para construir bases de paz", de acuerdo con la información del portal de información venezolano 'Noticias 24'.
El presidente ha asegurado que se ha conversado "de manera directa pero muy respetuosa" durante el encuentro y ha apostado por un diálogo político "franco y directo". De la misma forma, ha reconocido que hubo "momentos de tensión", pero ha celebrado que finalmente se lograsen acuerdos para iniciar un ciclo de reuniones.
"Ni nosotros lo convertiremos a ellos en el socialismo bolivariano, ni ellos nos convertirán a nosotros en capitalistas, ni opositores", ha añadido el Jefe de Estado, que insiste en que se debe conformar un sistema de coexistencia pacífica de ambas partes. "Todos podemos remar hacia el mismo objetivo. Sé que con voluntad, buena fe y trabajo, se puede lograr buenas cosas", ha aseverado.
CARGA CONTRA QUIENES RECHAZAN EL DIÁLOGO
Sin embargo, el jefe de Estado también ha aprovechado la ocasión para cargar contra los que considera "pequeños grupos irregulares", que actúan --según Maduro-- "con violencia ante el diálogo de paz" que se ha llevado a cabo entre el Gobierno y algunos de los principales dirigentes de la oposición venezolana.
Sólo unos minutos antes, Voluntad Popular --el partido político al que pertenece el líder opositor Leopoldo López-- había rechazado el anuncio de diálogo entre el Gobierno y la MUD, una postura que mantendrá mientras siga habiendo "presos, persecución y represión".
"Nuestra organización no validará ningún diálogo con el régimen mientras siga existiendo represión, encarcelamiento y persecución contra nuestro pueblo", ha señalado la organización un comunicado, en el que ha denunciado que se trata de un "show político" planteado por el Gobierno para limpiar su imagen de cara al exterior.
DIÁLOGO SIN RENUNCIAR A LA LUCHA
El líder opositor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles, ha afirmado que el diálogo con el Gobierno no significa la renuncia del pueblo a reclamar sus derechos. Estas declaraciones a través de su perfil en la red social Twitter vienen a colación de las muchas críticas recibidas por parte de grupos opositores que denuncian que se acceda a un diálogo con el Ejecutivo sin que previamente se hayan cumplido una serie de condiciones, como la liberación de los presos políticos.
"¿Quién dijo que diálogo significa renuncia a que nuestro pueblo siga reclamando sus derechos?", ha escrito Capriles, que ha insistido en que "el pueblo tiene todo el derecho de protestar por los miles de problemas sin solución en Venezuela". "¡Nadie le puede quitar su derecho!", ha respondido en otro 'tuit'.
En este sentido, ha subrayado que la inseguridad y la violencia siguen siendo los principales problemas de los venezolanos, a lo que suma el "caos económico", con una inflación del país que el propio Capriles ha situado como "la más alta del mundo". Estas son las razones por las que el líder opositor seguirá la protesta.