Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno colombiano lanza una nueva campaña para rebatir las "mentiras" sobre el proceso de paz

El Gobierno colombiano ha lanzado este lunes otra campaña, esta vez en las redes sociales, para rebatir las "mentiras" sobre el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que ya está en su recta final.
Los principales negociadores del Gobierno --Sergio Jaramillo, Humberto de la Calle, Frank Pearl y Óscar Naranjo-- han contestado a través de Twitter y Facebook a las preguntas que les han enviado sobre los rumores que rodean las conversaciones en La Habana, según informa Caracol Radio.
"¿Es cierto que a los guerrilleros que se desmovilicen se les dará un sueldo de 1.800.000 pesos? Eso es absoluta y completamente falso", ha dicho Jaramillo. "Lo que vamos a hacer, como en todo proceso de paz, es apoyar la reincorporación de los miembros de las FARC a la vida civil (...) de manera que beneficie a todas las comunidades y el país", ha explicado.
De la Calle, por su parte, ha aclarado que "es falso" que los acuerdos de paz supongan el fin de la propiedad privada. "La reforma agraria integral, en primer lugar, implica la presencia del Estado en el campo para recuperarlo con inversiones, justicia social y desarrollo. En segundo lugar, en efecto hay un fondo de tierras para dotar a los campesinos que no la tienen, pero este fondo se nutre de tierras de ilegales, jamás de expropiaciones arbitrarias", ha indicado.
Naranjo, ex director de la Policía Nacional, ha insistido en que lo pactado con las FARC no afectará a las fuerzas de seguridad. "Nada más alejado de la realidad (...) Al terminar el conflicto lo que nos espera es un país con más seguridad", ha sostenido.
Pearl, por su parte, ha negado que la paz suponga la implantación del modelo bolivariano en Colombia. "Desde el primer día que nos sentamos con las FARC quedó claro que aquí no está en juego ni el modelo político ni económico del país", ha subrayado.
El Gobierno y las FARC negocian desde 2012 una agenda de paz de seis puntos. Aunque ya han logrado cuatro acuerdos --desarrollo agrario y rural, participación política, víctimas y drogas--, aún quedan los relativos al fin del conflicto y a la refrendación, implementación y verificación de lo pactado.