Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un informe del Gobierno confirma que Clinton incumplió las normas sobre el uso del correo electrónico

Una investigación del Departamento de Estado de Estados Unidos ha concluido que la exsecretaria Hillary Clinton incumplió las normas gubernamentales al utilizar una cuenta privada de correo electrónico durante su etapa en dicho ministerio, una polémica destapada en 2015 y que aún colea en plena campaña electoral.
El informe, redactado por la Oficina del Inspector General y entregado a los congresistas, cuestiona las prácticas de Clinton en relación al uso del correo electrónico. El Departamento ha analizado las prácticas habituales desde 1997 y ha hablado con antiguos jefes de la diplomacia como Madeleine Albright, Colin Powell y Condoleezza Rice.
Aunque la inspección ha detectado algunas "debilidades sistémicas" durante mandatos anteriores al de Clinton, las mayores críticas se las lleva la ahora potencial candidata a la Casa Blanca, que ha rehusado dar su versión a los investigadores.
"Como mínimo, la secretaria Clinton debería haber entregado todos los emails relativos a su trabajo en el Departamento antes de dejar el Gobierno y, dado que no lo hizo, no cumplió con las políticas que fueron implantadas de acuerdo a la Ley de Registros Federales", reza el texto.
Clinton alegó que tenía permiso para utilizar su cuenta personal de correo y varios funcionarios han coincidido en que el equipo legal del Departamento de Estado había "revisado y aprobado" esta vía alternativa al oficial. Sin embargo, la inspección ha concluido que no se había dado tal revisión, habida cuenta de que viola las reglas y supone "riesgos" en materia de seguridad.
DEFENSA DE CLINTON
Tras la difusión del informe, un portavoz de la campaña de Clinton, Brian Fallon, se ha adelantado a quienes quieren usar "con fines políticos" esta investigación y ha alegado en un comunicado que el Inspector General demuestra que las prácticas de la exsecretaria fueron similares a las de sus predecesores.
Fallon también ha subrayado que no se han detectado brechas de seguridad en el servidor utilizado por la antigua primera dama, si bien ha apostillado que, si Clinton estuviese ahora al cargo del Departamento de Estado, aplicaría las "recomendaciones" recogidas en el documento.