Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno confirma varios muertos en un motín en una cárcel en el norte de Venezuela

El Ministerio de Asuntos Penitenciarios de Venezuela ha confirmado que un número indeterminado de reos murió durante un motín registrado el domingo en la cárcel de Yare I, ubicada en el estado de Miranda (centro-norte), a la vez que ha asegurado que la situación de violencia ha podido ser controlada gracias a la intervención de las fuerzas de seguridad.
Los hechos ocurrieron el domingo por la tarde (noche en España) durante las horas de visita. "Lamentablemente, se impuso una situación violenta y tenemos información real de varias personas heridas y varias personas fallecidas", ha explicado Iris Varela, ministra de Asuntos Penitenciarios, en declaraciones a medios estatales.
Varela no ha explicado las razones por las cuales no ha podido precisar el número de muertos. El diario local 'El Universal' cita fuentes extraoficiales que aseguran que al menos diez reclusos perecieron en el motín y otras 30 personas resultaron heridas entre ellas ocho visitantes.
De acuerdo a la versión oficial, la reyerta comenzó por un enfrentamiento entre los internos del área administrativa y aquellos que están en la zona de talleres. Las fuentes citadas por 'El Universal' revelan que el tiroteo se prolongó unas cinco horas.
Según Varela, en estos momentos está activa en el sistema penitenciario "una agenda de violencia que a alguien le interesa sostener y mantener". Sin embargo, no ha precisado si se trata de actores políticos interesados en crear el caos, tal y como lo ha denunciado el Gobierno de Hugo Chávez en repetidas ocasiones.
"Dentro de las cárceles hay de todo, como en la viña del Señor. Hay personas muy violentas, que son las minorías, pero que mantienen el control a fuerza de aplicar terrorismo y hay otras personas tranquilas, que son la mayoría, que quieren reinsertarse, saldar la deuda que tienen y reincorporarse a la vida y a las oportunidades", ha afirmado.
Representantes del Gobierno venezolano y de las fuerzas de seguridad se reunieron el domingo después del motín con las autoridades de ese conocido penal situado a pocos kilómetros de Caracas.
Los hechos de violencia en Yare I se registran pocos días después de que la reconocida ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) desvelara que en el primer semestre de este año murieron 304 reos en las cárceles de esa nación sudamericana, cifra que supone un incremento del 15 por ciento con relación al mismo período del año pasado.
A mediados del año pasado, el Gobierno de Chávez ordenó un proceso de reestructuración del sistema penitenciario venezolano como respuesta a la crisis desatada en la cárcel de El Rodeo --situada a pocos kilómetros de Caracas-- donde a mediados de 2011 murieron una veintena de reos a consecuencia de un motín que se prolongó casi un mes.
Una de las medidas fue la creación del Ministerio de Servicios Penitenciarios, cuya misión es poner fin a décadas de desidia y abandono de las prisiones venezolanas las cuales, según denuncian los propios reos, se han convertido en importantes enclaves de las mafias que supuestamente actúan en complicidad con los efectivos de seguridad.
Durante el primer año de funcionamiento del nuevo ministerio --creado en julio de 2011-- murieron un total de 523 presos en diferentes hechos de violencia, según un balance divulgado a finales del pasado mes por la ONG Una Ventana a la Libertad.
La población penal de Venezuela es de unos 45.000 presos distribuidos en 33 recintos penitenciarios que en realidad tienen una capacidad global para unos 15.000 reos. Las ONG han insistido en que los problemas de violencia se derivan precisamente del hacinamiento y las condiciones tan precarias en las que viven los reclusos.