Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno demanda a la ciudad de Ferguson por violar los derechos civiles

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, ha anunciado este miércoles que el Departamento de Justicia demandará a la ciudad de Ferguson por violar los derechos civiles, después de que las autoridades locales se negaran a emprender una reforma en la Policía para acabar con el uso excesivo de la fuerza contra afroamericanos.
"El Departamento de Justicia presentará una demanda contra la ciudad de Ferguson, en Misuri, alegando un patrón de conducta en las fuerzas de seguridad que violan la primera, la cuarta y la décimo cuarta enmiendas de la Constitución, así como los derechos civiles", ha dicho Lynch.
La jefa del Ministerio Público ha afirmado que el Departamento de Justicia "defenderá agresivamente este caso". "Y no tengo ninguna duda de que prevaleceremos", ha subrayado en declaraciones a los medios de comunicación.
Lynch ha explicado que el Gobierno ha decidido litigar después de que las autoridades de Ferguson se negaran a última hora del martes a suscribir un acuerdo para reformar la Policía que habían estado negociando un año.
"Hace unas semanas, los negociadores del Departamento de Justicia y de Ferguson llegaron a un acuerdo que era justo y efectivo y que garantizaría a los habitantes de Ferguson las prácticas garantizadas a los demás estadounidenses, pero el Consejo Local no ha dado su consentimiento, por lo que no nos dejan más opciones", ha contado.
Lynch ha considerado que los ciudadanos de Ferguson ya han esperado demasiado. "Han esperado un año a un acuerdo que les mantuviera seguros (...) y han esperado décadas a que se hiciera Justicia. Ya no deben esperar más", ha recalcado.
El Departamento de Justicia presentó hace un año un informe en el que constataba que la Policía de Ferguson había realizado detenciones arbitrarias y un uso excesivo de la fuerza contra la población afroamericana por motivos raciales.
Las autoridades estadounidenses iniciaron esta investigación sobre la Policía de Ferguson a raíz de la muerte de Michael Brown, un joven afroamericano, a manos de un policía blanco. El caso Brown desató una ola de protestas en todo el país contra la discriminación racial.