Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno israelí convoca al embajador sueco para protestar por el reconocimiento de Palestina

El Gobierno israelí ha convocado este lunes al embajador sueco, Carl Magnus Nesser, para trasladarle su protesta formal por el anuncio del pasado viernes del primer ministro sueco, Stefan Lofven, sobre su intención de reconocer al estado de Palestina.
Nesser ha sido convocado este lunes por el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, cuyo subdirector general para Europa Occidental, Aviv Shir-On, le advirtió de que la decisión de Lofven "daña las relaciones" palestino-israelíes, informa el periódico israelí 'Yedioth Aharonoth' en su edición digital.
Shir-On trasladó a Nesser el "rechazo" y la "decepción" de Israel por el anuncio, que "reduce las opciones de alcanzar un acuerdo" porque "genera expectativas ilusorias" entre los palestinos de que pueden lograr sus objetivos actuando de manera unilateral.
El diplomático israelí recordó también durante la reunión con el sueco que la región de Oriente Próximo está sumida en una crisis y que "ante las sangrientas batallas y horribles matanzas" que se producen a diario, la decisión del primer ministro sueco de concentrarse en la cuestión palestina es "sorprendente" e "inapropiada".
Nesser tomó nota de la protesta israelí y se comprometió a trasladar el mensaje al Gobierno sueco. En la reunión también participó el director del departamento para Escandinavia del Ministerio de Exteriores israelí, Amir Maimon.
Fuentes del Ministerio han descrito el encuentro como una "reunión de reprimenda", aunque consideran que el ambiente no era "tenso". Israel podría haber rebajado su tono como consecuencia de la nota publicada el domingo por la Embajada sueca en Tel Aviv en la que matizaba que el reconocimiento sería fruto de la solución negociada.