Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno da un primer paso para aprobar una nueva explotación petrolífera de BP en el golfo de México

El Gobierno de Estados Unidos ha dado este sábado un primer paso para aprobar una nueva perforación en el golfo de México de la compañía petrolífera BP. Hace más de un año, una plataforma petrolífera de esta empresa localizada en este mismo área se hundió, desencadenando una catástrofe natural que afectó a más de 950 kilómetros de litoral estadounidense.
"Nuestra revisión del plan de BP incluyó la verificación de la conformidad de BP con todos los más altos niveles (de seguridad) con las que deben de llevarse a cabo las actividades en aguas profundas", ha afirmado el director de la Oficina de Gestión de Energía Oceánica, Tommy Beaudreau.
La ratificación del Gobierno concierne a cuatro pozos petrolíferos situados a unas 200 millas (322 kilómetros) de la costa de Luisiana, una de las más afectadas por el accidente que acabó con la vida de once operarios y liberó millones de barriles de crudo al mar.
Por ello, el comunicado subraya que BP ha emprendido de forma voluntaria "un aumento adicional de la seguridad y estándares de aplicación" durante la extracción de petróleo y gas.
La Administración estadounidense anunció hace una semana que se le permitiría a BP pujar por los nuevos contratos de explotación en el golfo para el concurso que tendrá lugar en diciembre, el primero que se celebrará tras el incidente. El director de la Oficina de Seguridad y Control Medioambiental, Michael Bromwich, aseguró al comité del Congreso que la decisión se tomó tras un intenso debate interno.
Por su parte, BP se ha limitado a manifestar que "están trabajando en el proceso regulatorio" y que los estándares de seguridad propuestos por la compañía de forma voluntaria "son más severos que los que requiere el Gobierno" norteamericano.
No obstante, el congresista de Massachusetts y miembro del Comité de la Cámara de los Representantes de los Recursos Naturales, el demócrata Edward Markey, ha sido crítico con dicha aprobación de la Administración Obama, según ha informado el diario norteamericano 'The New York Times'.
"La exhaustiva legislación sobre seguridad no ha sido aprobada por el Congreso y BP no ha pagado las multas por el vertido y aún tiene que devolver las llaves de la estación en el Golfo de México", ha señalado Markey, en alusión a la plataforma accidentada.