Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dice que la liberación de reos de Bagram se basa en órdenes del sistema judicial

El Gobierno de Afganistán ha afirmado este martes que la liberación de 37 de los presos recluidos en Bagram será llevada a cabo en base a las órdenes emitidas por el sistema judicial del país, en medio de las críticas de Estados Unidos, que les considera "peligrosos criminales".
El portavoz de la Presidencia, Aimal Faizi, ha sostenido que la decisión fue adoptada durante un encuentro en el que participaron miembros de las instituciones judiciales del país celebrado el 27 de diciembre de 2013.
Así, ha indicado que la Oficina de Seguridad Nacional (NDS) --la agencia de Inteligencia afgana-- presentó sus conclusiones respecto a 88 prisioneros y apuntó que sólo se podía concluir que 16 habían participado en actividades relacionadas con la insurgencia.
Por último, Faizi ha cargado contra Estados Unidos por criticar la decisión y ha recalcado que los países extranjeros no tienen derecho a cuestionar la decisión tomada por una nación soberana, según ha informado el diario afgano 'Khaama Press'.
El lunes, la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, ha subrayado la "preocupación" de Estados Unidos ante el proceso y ha recordado que ninguno de los casos ha sido enviado ante el sistema de justicia criminal del país centroasiático.
"Los 37 detenidos son criminales peligrosos contra los que tenemos pruebas firmes de que están vinculados con actividades terroristas, incluyendo el uso de artefactos explosivos improvisados", dijo. Asimismo, apuntó que estos "insurgentes" suponen "un peligro para la seguridad de la población afgana".
Las palabras de Psaki llegaron apenas horas después de que el contingente de Estados Unidos en Afganistán (USFOR-A) lamentara que las autoridades de Afganistán no hayan tenido en cuenta que estos reclusos representan "amenazas para la seguridad" y que existen datos que podrían dar pie a nuevas investigaciones.
"Estados Unidos ha proporcionado amplia información y pruebas de cada uno de los 88 detenidos", informó la USFOR-A, que subrayó de que el 40 por ciento de los reclusos "han participado en ataques directos que han matado o herido a 57 ciudadanos afganos o miembros de la fuerzas de seguridad".
Además, "el 30 por ciento ha participado en ataques directos que han herido o matado a 60 (militares) estadounidenses o de la fuerza de coalición", según sostuvo.
La Administración de Barack Obama considera que 88 de los 650 presos que quedarán libres tras el traspaso de Bagram a las autoridades afganas suponen una seria amenaza para el país y, en los últimos meses, ha intensificado sus contactos con Kabul para tratar de que diese marcha atrás.