Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ruso declara un parque de la localidad de Jost "zona de protesta" durante los JJOO de Sochi

El viceprimer ministro de Rusia, Dimitri Kozak, ha confirmado este viernes que un parque de la pequeña localidad de Jost, situada a 12 kilómetros de la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, será declarada "zona de protesta" durante la cita deportiva.
"En Josta, en el parte, la gente podrá expresar libremente su opinión sin quebrantar los derechos de otros ciudadanos y ni la carta olímpica", ha argumentado Kozak en una comparecencia de prensa.
"Es posible viajar allí en coche, en autobús o en tren desde el centro de Sochi o desde la villa olímpica, por lo que si la gente quiere intercambiar opiniones y expresar sus puntos de vista sobre cualquier asunto, pueden hacerlo fácilmente", ha explicado Kozak. El Defensor del Pueblo ruso, Vladimir Lukin, ha respaldado esta medida.
La elección de Jost, con alrededor de 20.000 habitantes, se ha producido después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, levantara la prohibición sobre las manifestaciones a comienzos de este mes y ordenara que se estableciera un lugar para las protestas aprobado por las autoridades rusas.
El Gobierno ruso, sin embargo, no ha aclarado todavía si habrá otra "zona de protesta" cerca de la zona montañosa, sede de los deportes de nieve, según ha informado la agencia estatal de noticias rusa, RIA Novosti.
Todas las zonas costeras y montañosas olímpicas, las instalaciones de los JJOO y todos los centros de transporte aéreo, terrestre y marítimo, así como la villa olímpica serán áreas exentas de protesta. Lo serán también la zona fronteriza entre Rusia y Abjazia, la región georgiana de mayoría musulmana donde proliferan los grupos insurgentes, y el Parque Nacional de Sochi.
Las protestas anunciadas por varios grupos defensores de los Derechos Humanos y movimientos como las Femen contra la restrictiva política del Gobierno ruso hacia los homosexuales y los inmigrantes motivaron, en un primer momento, a Putin a prohibir cualquier conato de protesta en la zona.
AMPLIO DESPLIEGUE DE SEGURIDAD
Al mismo tiempo, las autoridades rusas iniciaron desde hace meses un amplio despliegue militar para evitar la entrada de grupos terroristas y milicias islamistas procedents del Cáucaso Norte en la zona a fin de evitar atentados durante el transcurso de los JJOO, algo que Estados Unidos no descarta por completo, máxime tras los ataques suicidas en Volgogrado de finales de diciembre, que se saldaron con la muerte de 34 personas.
Moscú se congratula por la puesta en marcha de una de las mayores operaciones de seguridad en la historia de los Juegos Olímpicos que, entre otras cosas, implicará el despliegue de unos 37.000 policías y militares para garantizar la seguridad.
las autoridades establecerán dos zonas de seguridad, una de las cuales estará situada en los alrededores de los recintos y que tendrá como objetivo limitar el acceso a los mismos a las personas que tengan entradas y que se identifiquen debidamente, y otra que contemplará prohibiciones generales de movimiento.
Los vehículos no registrados y aquellos que no tengan una acreditación especial no podrán circular, mientras que la venta de armas, municiones y explosivos estará igualmente prohibida durante la celebración de los juegos.