Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno modifica su sistema fiscal para reducir la evasión de impuestos de grandes empresas internacionales

El Gobierno irlandés eliminará a partir del próximo año el 'doble irlandés', una práctica fiscal que permite a las grandes multinacionales del mundo pagar menos impuestos por sus operaciones internacionales, anunció el ministro de Finanzas de Irlanda, Michaeil Noonan.
En la presentación de los presupuestos de 2015, Noolan explicó que el Gobierno suprimirá la capacidad de las empresas para utilizar este sistema mediante el cambio de su normativa sobre residencia de la empresas. A partir de entonces, todas las empresas registradas en Irlanda deberán ser también residentes fiscales en el país.
El 'doble irlandés' es una estrategia de evasión fiscal que algunas empresas multinacionales utilizan para pagar menos impuestos, ya que permite, a través de diferentes empresas de un mismo grupo, trasladar los ingresos desde países con alta carga fiscal a otros con menores impuestos.
Este cambio en la legislación irlandesa entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2015 para las nuevas empresas, mientras que aquéllas que ya lo estén utilizando tendrán un periodo de transición que concluirá a finales de 2020.
Noonan remarcó que la "agresiva" planificación fiscal de las empresas multinacionales ha sido criticada por Gobiernos de todo el mundo y ha dañado la reputación de muchos países. Así, subrayó que los esquemas que explotan la deficiencia en la legislación fiscal, como el 'doble irlandés', están bajo el punto de mira de la OCDE y acabarán desapareciendo con el tiempo.
Sin embargo, el ministro de Finanzas irlandés incidió en que este cambio en la normativa fiscal del país no pondrá fin a las prácticas de las compañías, lo que requiere una acción coordinada entre todos los países.
"Tomando esta medida y haciéndola formar parte de una reforma mayor del sistema fiscal para empresas, damos certidumbre a los inversores sobre el sistema fiscal irlandés para la próxima década", agregó Noonan, quien incidió en que estas medidas mejorarán el régimen fiscal del país y lo equipararán a las mejoras prácticas internacionales.
Asimismo, aseguró que esta reforma garantizará que Irlanda siga siendo el hogar de las mejores y más exitosas compañías del mundo y atraerá y mantendrá a las empresas que ofrecen puestos de trabajo reales.
En esta línea, recalcó que un impuesto de sociedades del 12,5% seguirá siendo "el corazón" del sistema fiscal irlandés, y remarcó que esta tasa "nunca ha estado ni estará en discusión" y, por lo tanto, no cambiará.