Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno nigeriano teme una escisión en Boko Haram que lleve a algunos milicianos a seguir atentando

El Gobierno nigeriano teme una escisión en el seno de Boko Haram que lleve a algunos de sus milicianos a no cumplir el acuerdo de alto el fuego sellado la semana pasada y continuar con los atentados en territorio nigeriano, según ha informado el diario 'The Punch'.
Las fuentes consultadas por este rotativo han asegurado que el Gobierno cree que Boko Haram podría haber quedado "dividida en dos" tras el acuerdo de alto el fuego, con una facción partidaria de respetar dicho pacto y la otra apostando por seguir con la violencia.
Una fuente gubernamental nigeriana ha explicado que los líderes de la facción que respalda la paz son los que han participado en las negociaciones secretas con el Ejecutivo de Abuya, que se celebraron la semana pasada en Yamena, la capital de Chad, con la mediación de representantes de los Gobiernos de ese país y de Camerún.
Las delegaciones del Gobierno nigeriano y de Boko Haram tienen previsto reunirse este martes en Yamena para acordar los detalles del alto el fuego. La fuente consultada por el periódico nigeriano ha asegurado que los ataques perpetrado el viernes pasado en Shafa, en el estado de Borno, y en Sina, en Adamawa, podrían haber sido llevados a cabo por la facción que aboga por continuar con la violencia.
"La facción de Boko Haram que llevó a cabo estos ataques es la que quiere que la insurgencia continúe. Está formada por elementos radicales que creen que su meta de imponer la sharia en todo el país no se ha cumplido y que la violencia debe seguir hasta que ganen la guerra o mueran en la batalla", ha explicado.
LAS FUERZAS ARMADAS SUSPENDEN OPERACIONES
Mientras tanto, las Fuerzas Armadas nigerianas han decidido suspender las operaciones contra los insurgentes por orden del jefe de Estado Mayor de la Defensa, el mariscal del Aire Alex Badé. Badé ordenó el pasado viernes la suspensión de todas las operaciones por tierra y aire contra milicianos de Boko Haram.
La fuente consultada por el diario nigeriano ha afirmado que las Fuerzas Armadas creen que los últimos ataques de Boko Haram no han supuesto un incumplimiento del alto el fuego y que las células que los llevaron a cabo probablemente desconocían que se había alcanzado un pacto.
"No puede decirse que el acuerdo se ha violado; es la naturaleza de la mayoría de las organizaciones terroristas actuar de esa manera y puede esperarse que sea así porque tienen varios estratos operativos", ha indicado la fuente. "Tienen tal cadena de mando que les lleva tiempo comunicarse con el mando, a diferencia de lo que ocurre con las Fuerzas Armadas, donde hay unos rápidos canales de comunicación", ha asegurado.
"Otro tema es que algunas de las células operan de manera independiente de otras, por lo que los que han llevado a cabo los ataques en las aldeas podrían no conocer el acuerdo", ha explicado, antes de incidir en que las fuerzas de seguridad nigerianas no permitirán que la facción violenta realice ataques contra la población.
El diario 'Nigerian Tribune' también ha informado sobre las divergencias en el seno de Boko Haram y ha asegurado que estarían provocadas por la muerte del líder del grupo terrorista, Abubakar Shekau, que ha provocado que algunos de los dirigentes no muestren tanta lealtad y subordinación al mando central de la organización.