Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno denuncia que la oposición rechazó un borrador sobre los compromisos en materia de lucha antiterrorista

Brahimi dice que la reunión ha sido "tensa pero prometedora" pero reconoce que no hay cambios sustanciales en las posturas
La delegación gubernamental siria presente en las conversaciones de paz de Ginebra II ha denunciado este jueves que la oposición ha rechazado un borrador de comunicado presentado por el Gobierno y centrado en la lucha antiterrorista en el país.
El comunicado, que ha sido publicado por la agencia estatal siria de noticias, SANA, está basado, según Damasco, en varias resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que subrayan la necesidad de una cooperación internacional para luchar contra el terrorismo.
Así, el documento subraya "la importancia de actuar de forma urgente para hacer frente a los grupos terroristas y eliminarlos". "Para ello se necesita una total cooperación y la implementación (de las medidas) de acuerdo a los mecanismos acordados para lograr paz y seguridad y restaurar la calma y la estabilidad en Siria".
Además, pone el foco en la necesidad de "actuar para evitar y detener la financiación, entrega de armas, entrenamiento y cobijo a los terroristas y pedir a los países de todo el mundo que ayuden en este sentido en base a sus compromisos internacionales".
"Ambas partes subrayan su compromiso con la soberanía de Siria, su independencia y unidad nacional, y rechazan toda forma de intervención directa o indirecta en sus asuntos internos. Además, reconocen que combatir a las organizaciones terroristas y expulsarlas del país es un objetivo común", agrega.
Para ello, el documento concluye que ambas partes se comprometen a "actuar de forma seria, cercana y urgente para expulsar a las organizaciones terroristas y establecer todos los mecanismos ejecutivos para lograr este objetivo".
Entre los compromisos figuran también que ambas partes "pidan a todos los países que cumplan con sus responsabilidades internacionales en la lucha antiterroristas, que ponga fin a la entrega de financiación, armas, cobijo, información y entrenamiento a los mismos, y que no pidan a sus ciudadanos que cometan actos terroristas (en Siria)".
Asimismo, el compromiso abarcaría "pedir a todos los países vecinos que controlen de forma efectiva sus fronteras" y que las partes "intercambien información de seguridad sobre el movimiento de los terroristas, sus redes, documentos de viaje y tráfico de armas y explosivos".
Sin embargo, la delegación opositora ha rechazado el documento y, a través de su cuenta en la red social de microblogging Twitter, ha dejado ver algunos de los motivos de su decisión.
"Al Assad quiere hablar de terrorismo. Las 'bombas de barril' son terrorismo. La hambruna forzosa es terrorismo. La tortura es terrorismo", ha dicho en un primer 'tuit', en referencia a algunas de las tácticas utilizadas por las tropas de Bashar al Assad en el marco del conflicto.
"La oposición siria está en Ginebra II para poner fin al asesinato de nuestro pueblo inocente y crear una transición del terrorismo estatal a una Siria libre", ha agregado, antes de desvelar que ha entregado durante la jornada documento sobre "más de 7.500 casos de violación".
Por último, ha criticado a los negociaciones gubernamentales por "volver a los mecanismos de defensa durante la sesión y acusar a la CNFORS --Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria-- de 'traición'".
CRÍTICAS DE DAMASCO
En respuesta a la negativa, el ministro de Información sirio, Omran al Zubi, ha dicho que la postura de la oposición es "sorprendente y escandalosa" y que "significa que los grupos terroristas son parte de la misma".
"Sabíamos que la delegación sentada frente a nosotros no representa a los sirios ni a la 'coalición' en sí misma ni a la oposición, y si acordamos sentarnos (con ellos) es porque sabíamos que, si no lo hacíamos, algunas partes diríamos que somos predecibles o que estamos creando mentiras en torno a ellos", ha sostenido.
Por su parte, la directora de la oficina de prensa de la Presidencia siria, Luna al Shibl, ha dicho que "todo aquel que rechace un comunicado basado en las resoluciones del Consejo de Seguridad respecto a la lucha antiterrorista es un terrorista".
Asimismo, ha recordado que "la mayoría de los puntos del comunicado de Ginebra I --que ha sido aceptado por ambas partes como base de las negociaciones-- habla de combatir el terrorismo de forma directa e indirecta--".
"Para conseguir todos los objetivos debemos tener una situación estable y segura sobre el terreno, lo que significa que poner fin al terrorismo es una obligación", ha remachado Al Shibl.
PALABRAS DE BRAHIMI
En unas declaraciones después de la jornada de conversaciones, el enviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, ha indicado que la misma ha sido "tensa pero prometedora", si bien ha matizado que la primera ronda de negociaciones finalizará sin cambios sustanciales en las posturas de ambas partes.
"Mañana (por el viernes) por la mañana, será la última sesión. Espero que intentemos sacar algunas lecciones de lo que hemos hecho y ver si nos podemos organizar mejor para la próxima sesión. Creo que es suficiente para empezar", ha apuntado, antes de decir que en el próximo encuentro --previsto para febrero-- "habrá una discusión mucho más estructurada".
Respecto al contenido de las conversaciones, Brahimi ha dicho que "ambas partes han reconocido que el terrorismo existe en Siria y que es un problema muy grave", al tiempo que ha reconocido que no se ha alcanzado acuerdo alguno sobre cómo combatirlo.