Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno chileno prepara una ley que obliga a etiquetar los alimentos con exceso de grasa, calorías y azúcar

El Gobierno chileno ha elaborado un proyecto de Ley de Etiquetado de alimentos que obliga a identificar muy claramente los alimentos que superen unos límites máximos de los denominados "nutrientes críticos": sodio, azúcar, grasas o calorías, tanto en sólidos como en líquidos. Está previsto que la ley entre en vigor a mediados de 2015.
La norma, a debate público hasta el próximo 19 de octubre antes de su tramitación parlamentaria, fija límites máximos para estas sustancias siguiendo el criterio del Ministerio de Salud y, si se superan, los envases llevarán un llamativo etiquetado con la leyenda "exceso de" circunscrito por una silueta hexagonal de la señal de stop para advertir al consumidor.
Los límites se establecen por cada 100 gramos de sólidos o 100 mililitros en líquidos: 10 gramos de azúcar en sólidos y 5 en líquidos; 275 kilocalorías en sólidos y 70 en líquidos; 400 miligramos de sodio en sólidos y 100 en líquidos y 4 gramos de grasas saturadas en sólidos y 3 en líquidos. La nueva ley restringe además la publicidad de alimentos "con exceso de" y los regalos y no podrán venderse en colegios.
INDUSTRIA ALIMENTARIA
Con esta medida, las autoridades pretenden combatir los altos índices de la obesidad, pero la industria alimentaria internacional ha criticado que los límites son "excesivos", "desproporcionados" o "poco eficientes".
"Estos índices permitidos son los más altos del mundo. No hay un fundamento científico de que con estas medidas se va lograr reducir las enfermedades crónicas o la obesidad", ha argumentado la vicepresidenta de la Alianza Latinoamericana de Asociaciones de la Industria de Alimentos y Bebidas (ALAIAB), Carolina Lorduy, en declaraciones al periódico chileno 'La Tercera'.
Lordoy considera que la silueta de stop es agresiva con los consumidores y propone informar sobre la cantidad de nutrientes de un producto y la dosis máxima recomendada al día, es decir, lo que ya ha aplicado voluntariamente la industria a nivel global.
"ASUSTA AL CONSUMIDOR"
"Creemos que causa una sensación de miedo en las personas, de que no debe consumirlo. No es informativo en cuanto al contenido de los nutrientes, solo asusta al consumidor. Lo lleva a un estado de confusión", ha indicado Lorduy, quien añade que "todos entendemos en porciones, no gramos o mililitros".
El secretario general de la Alianza Internacional de Alimentos y Bebidas (IFBA), que agrupa a once de las principales marcas de alimentos en el mundo, Rocco Renaldila, ha considerado que la normativa chilena sería un retroceso en los compromisos con la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Aunque reconoce un problema de salud pública mundial, Renaldi considera que la industria ya ha avanzado en la reformulación de sus productos bajando los niveles de sal y grasas insaturadas o trans.