Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno prohíbe a la oposición que se manifieste en la capital del país

El Gobierno local de la capital de Camboya, Phnom Penh, ha prohibido a la oposición que se manifieste en las calles de la ciudad al argumentar que las protestas, iniciadas tras las polémicas elecciones del pasado verano, suponen un peligro para la seguridad.
La medida, que entra hoy en vigor y tiene carácter indefinido, tiene por objetivo "garantizar el orden público", según hizo saber el gobernador Pa Socheatvong al líder del Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC), la principal formación política de oposición, Sam Rainsy.
De momento, las fuerzas de seguridad han expulsado del Parque de la Libertad a algunos de los opositores que se habían concentrado a petición de Rainsy desde primera hora de la mañana, según informa la agencia oficial de noticias china, Xinhua.
El líder opositor orquestó el pasado 15 de diciembre la mayor exhibición de fuerza desde los comicios al congregar a decenas de miles de personas en la capital para protestar contra el Ejecutivo del primer ministro Hun Sen.
Las protestas se tornaron sangrientas ayer viernes cuando perdieron la vida cuatro personas y otras 26 resultaron heridas durante enfrentamientos entre fuerzas antidisturbios y trabajadores de la industria textil que se habían declarado en huelga, incitados por la promesa de Rainsy de duplicar el sueldo mínimo si su partido llegaba al poder.
El partido de Hun Sen se alzó con la victoria en las elecciones legislativas del pasado mes de julio por 68 escaños a favor por 55 en contra del PRNC, pero el líder opositor ha rechazado este resultado al considerar que la votación fue objeto de numerosas irregularidades. Desde entonces, su partido ha permanecido ausente de las sesiones del Parlamento.