Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno estudia un proyecto para renovar el servicio militar obligatorio

El Gobierno de Colombia está estudiando la presentación de un proyecto para renovar el servicio militar obligatorio, de forma que "no sea únicamente para los más pobres", sino "un servicio universal" que todo colombiano tendría la obligación de cumplir, según ha anunciado el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.
"Todo colombiano tendría la obligación de prestar el servicio militar, si es lo que le llama la atención y se siente cómodo, o de ofrecer un servicio de carácter social en alguna de las entidades de orden nacional, departamental o municipal", ha explicado el ministro, en unas declaraciones que publica la agencia Colprensa.
Pinzón ha dicho que en Colombia podría establecerse el servicio militar y social universal "para todos los colombianos", incluyendo en esa determinación a hombres y mujeres. De acuerdo con esta información, el proyecto ya habría sido contemplado por el presidente, Juan Manuel Santos.
El ministro ha afirmado desde la Comisión Segunda de la Cámara que todos los jóvenes que aún no han solucionado su situación militar "lo deberán hacer de manera rápida" y ha abogado por denunciar cualquier irregularidad en torno a las "batidas" --reclutamiento forzoso-- para que pueda ser investigada.
Estas declaraciones llegan después de que varios legisladores opositores amenazaran con denunciar penalmente al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y al Coronel Mauricio Martínez Ricardo, jefe de Reclutamiento, por los delitos de detención arbitraria y privación ilegal de la libertad, entre otros.
Según diversos congresistas, entre los que destaca Alirio Uribe Muñoz, existen muchas denuncias presentadas por jóvenes, madres y padres de familia de los sectores más pobres que han resultado "afectados por las acciones ilegales de los uniformados", a través de estas "batidas", en las que reclutan a jóvenes contra su voluntad para llevarlos a zonas de conflicto.