Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno respalda la autorización a adoptar dada por el Constitucional a una pareja homosexual

El Gobierno de Colombia ha expresado este jueves su respaldo a la decisión de la Corte Constitucional de autorizar la adopción de una niña por parte de una pareja homosexual, en un fallo histórico que ha suscitado una gran polémica en el país iberoamericano, que tradicionalmente ha sido reacio a este tipo de cambios.
El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, ha subrayado que "Colombia da un paso más adelante para convertirse en una sociedad mucho más moderna, mucho más tolerante y garante de la igualdad de todos los colombianos ante la ley y la Constitución", según ha informado la emisora Radio Caracol.
En este sentido, ha recalcado que es una buena noticia "no para las parejas gay, sino para los niños que puedan llegar a ser adoptados en Colombia, y sobretodo y especialmente para un país que entiende que cada vez que respete la diversidad, es un país más civilizado y más incluyente".
El alto tribunal ha autorizado, por seis votos a favor y tres en contra, a Verónica Botero a adoptar a la hija biológica de su mujer, Ana Leiderman, reconociendo "el derecho fundamental de la menor a tener una familia y de las familias a resolver de manera autónoma la convivencia correspondiente".
El caso se remonta a 2005 cuando Leiderman y Botero se casaron en Alemania, ante la imposibilidad de hacerlo en Colombia. Dos años después iniciaron el proceso para que Leiderman fuera inseminada artificialmente y, tras volver al país, Leiderman dio a luz en 2008 a una niña que intentaron inscribir como hija de ambas.
Botero presentó una solicitud de adopción ante la Defensoría de la Familia de Rionegro, pero le fue denegada, dando lugar así a la batalla judicial. Dos tribunales le dieron el visto bueno, pero la Procuraduría General de la Nación solicitó la opinión de la Corte Constitucional.
Aunque se trata de un fallo que, en principio, solamente beneficiaría a las personas que intenten adoptar hijos biológicos de sus parejas, también supone un paso importante hacia el reconocimiento de este derecho en otras situaciones para uniones homosexuales.