Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno asegura que hay "un total acuerdo" con los supermercados para instalar el sistema biométrico

El Gobierno de Venezuela ha asegurado este lunes que hay "un total acuerdo" con los supermercados para instalar el sistema biométrico de compra de comida anunciado por el presidente, Nicolás Maduro, en el marco de la crisis de abastecimiento.
El superintendente de Precios Justos, Andrés Méndez, ha asegurado que "hay un total acuerdo y sintonía" con los supermercados privados para implementar este sistema, confiando en que pueda estar funcionando en todo el país para el próximo 30 de noviembre.
Méndez ha insistido en que se trata de "un plan contra el bachaqueo", es decir, contra el contrabando de alimentos. "Ya no podrán seguir con compras fraudulentas", ha sostenido, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias AVN.
El presidente de la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios (ANSA), Luis Rodríguez, ha afirmado que el gremio apoyará cualquier iniciativa para luchar contra el contrabando de alimentos.
Por su parte, el director comercial de Makro, Giovanni Malvestuto, ha confiado en que el sistema biométrico sirva para reducir "las interminables colas" en los supermercados venezolanos. "Hay muchas personas que se aprovechan de la situación para hacer negocio", ha denunciado.
Méndez ha indicado que la red de tiendas De Cándido ya ha comenzado a aplicar el sistema biométrico con resultados exitosos. Así, ha apuntado que, antes de su implementación, las 250 toneladas diarias de stock se agotaban en un día, mientras que ahora duran ocho.
"Es un sistema transparente, que nos ha ayudado a lograr que los productos duren más tiempo en las estanterías, en beneficio de toda la población. Estamos apoyando totalmente", ha apuntado el representante de De Cándido.
SISTEMA BIOMÉTRICO
Maduro ordenó el pasado miércoles la instalación de lectores de huellas dactilares en las tiendas de alimentos de todo el país para racionar los productos que compra la población y responder así a la actual situación de escasez.
El Gobierno había anunciado anteriormente la creación de una Tarjeta de Abastecimiento Seguro con la que contabilizar los comestibles adquiridos en la red de distribución estatal, pero Maduro anunció una extensión del plan original para introducir un sistema de control biométrico en tiendas privadas.
El objetivo de este polémico plan es evitar que una misma persona compre grandes cantidades de alimentos para posteriormente revenderlos en el mercado negro o introducirlo de contrabando en Colombia, donde un kilo de harina puede venderse seis veces más caro.
La oposición ha criticado la medida, advirtiendo de que es una forma de imponer el racionamiento de los alimentos para evitar que la crisis de abastecimiento se agudice llevando a una falta absoluta de productos básicos.
CRISIS DE ABASTECIMIENTO
Desde hace meses, Venezuela sufre una grave crisis de abastecimiento de productos básicos que el Gobierno de Maduro ha achacado a la supuesta "guerra económica" lanzada por sectores opositores, en concreto, al uso fraudulento de las divisas.
La oposición, en cambio, ha denunciado que la falta de productos básicos se debe a la mala gestión económica del oficialismo y a la corrupción en la administración pública.