Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno chileno expresa su "voluntad" de seguir dialogando con los pescadores de Los Lagos

El ministro chileno de Economía, Luis Felipe Céspedes, ha manifestado este viernes la voluntad del Gobierno chileno de continuar dialogando con los pescadores de Chiloé, en relación a la marea roja que está afectando a los trabajadores.
"Algunos de los grupos manifestaron su voluntad de discutir con sus bases la propuesta que hicimos, nosotros hemos manifestado la voluntad de esperar dichas respuesta", ha asegurado Céspedes, tras la reunión que el Gobierno mantuvo con la delegación de pescadores, en relación al pago de 300.000 pesos por familia afectada pro el fenómeno.
El Gobierno ofreció triplicar la indemnización hasta los 300.000 pesos chilenos (cerca de 390 euros) durante los próximos dos meses, si bien luego sería reducido, lo que fue aceptado por los representantes de los pescadores, aunque el acuerdo fue posteriormente rechazado por las bases, según ha informado el diario local 'La Tercera'.
Por su parte, el ministro ha enfatizado en que la propuesta está "en línea" con las peticiones de los pescadores y que "lamentablemente surgieron (...) demandas que no involucraban ese tema".
"Nosotros planteamos que esas demandas estamos dispuestos a conversarlas, pero no en el marco de esta mesa", ha explicado, en declaraciones recogidas por el diario chileno 'El Mercurio'. "Dejamos un equipo del Ministerio de Economía y del Interior en la región de Los Lagos y el subsecretario de Pesca permanece en la región en estos momentos" para supervisar los avances de las negociaciones, ha añadido.
"Queremos manifestar muy claramente que estamos enfrentando un fenómeno de marea roja de la mayor intensidad que se ha visto en la región, lo que ha significado una serie de costo para la gente. Lo dijo la Presidenta, el Gobierno tiene la voluntad de trabajar decididamente en buscar puntos de encuentro", ha reiterado.
Tras cinco días de protestas en la región y tras una reunión de cerca de nueve horas este jueves, un grupo de 75 dirigentes de pescadores han iniciado una nueva reunión en la Municipalidad de Ancud para analizar la respuesta que darán al Gobierno, que ha ratificado los bonos ofrecidos y los que mantienen como última propuesta para hacer frente a la crisis de la marea roja.
La región sufre una marea roja que ha llevado a las autoridades a decretar la alerta, suspendiendo los trabajos de los pescadores ante el peligro de que la pesca esté envenenada por las algas.