Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia inicia la evacuación de los más de 8.000 refugiados albergados en Idomeni

Las autoridades griegas han iniciado a primera hora de esta mañana la evacuación de los más de 8.000 refugiados e inmigrantes que todavía se encuentran albergados en el campamento de Idomeni, en la frontera con Macedonia, según los medios locales.
Después de prohibir el acceso a la zona del campamento a los periodistas, cerca de 1.400 agentes de la Policía se han desplegado para llevar a cabo la evacuación. Si bien la mayoría aún están en el campamento, muchos han sido ya trasladados en los autobuses que han desplazado hasta el lugar, según indica el portal heleno 'The Toc'.
Las evacuaciones se han iniciado en los puntos más cercanos a la carretera y continuarán en dirección a la frontera. La evacuación completa, anunciada este mismo lunes por el Gobierno griego, podría llevar hasta una semana, según 'Proto Thema'.
De hecho, el portavoz de la coordinación de la evacuación, George Kyritsis, ha estimado en diez días el tiempo necesario para haber transferido a todos los refugiados de Idomeni. "Esto no es una limpieza policial, que evacua las áreas en un día, sino un proceso de migración más pausado", ha indicado.
El objetivo del Gobierno de Alexis Tsipras es trasladar a los miles de refugiados a centros de acogida de otras partes de Grecia. La orden dada a la Policía llama a evitar incidentes violentos durante la evacuación, si bien en las últimas semanas ya se han producido momentos de tensión en la zona.
Miles de refugiados han quedado atrapados en Idomeni después del cierre de la 'ruta de los Balcanes', utilizada por los migrantes para llegar a países del centro de Europa como Alemania. A pesar de los llamamientos constantes de las autoridades, los refugiados siguen esperando su oportunidad y se resisten a moverse a los centros oficiales.