Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grupos armados matan a 17 militantes de partidos políticos en Karachi

Un hombre herido hoy en un ataque con granadas contra una tienda, perteneciente a un miembro de la comunidad musulmana suní, recibe tratamiento médico en un hospital de Dera Ismail Khan, localidad situada en la Provincia Fronteriza Noroeste, en Pakistán. EFEtelecinco.es
Al menos 17 militantes de partidos políticos han sido asesinados durante la última semana por grupos de hombres armados en la ciudad sureña paquistaní de Karachi, informo hoy una fuente policial.
Entre los fallecidos hay 15 militantes del Muttahida Quami Movement (MQM) y de una escisión de este partido, así como un activista del gobernante Partido Popular (PPP) y otro de una formación minoritaria, según aseguró la Policía al canal privado "Dawn" a partir de la información que obtuvo de los partidos.
La última víctima ha sido un líder del MQM-Haqiqi, Saleem Knight, asesinado por un grupo de hombres armados que irrumpió en su domicilio de Karachi.
La Policía no ha aclarado aún la autoría de estos asesinatos pero un dirigente del MQM, Farooq Sattar, aseguró que los militantes de su partido están siendo objeto de ataques por sus proclamas públicas contra los talibanes.
El MQM, una formación minoritaria que aglutina el voto de la etnia mohajir, fue la única fuerza parlamentaria que se abstuvo en una resolución de abril aprobada por el resto de grupos para respaldar el acuerdo de paz firmado con los talibanes.
Finalmente el acuerdo fracasó pero durante las últimas semanas el MQM sigue siendo uno de los partidos que denuncian con mayor vehemencia el integrismo islámico y la "talibanización" de Pakistán.
En Karachi son frecuentes los conflictos auspiciados por bandas criminales entre la comunidad mohajir -hablantes de urdu que llegaron a Pakistán de la India tras la partición del subcontinente- y miembros de la etnia pastún, que proceden del noroeste del país y suman tres millones en la ciudad portuaria.
En diciembre de 2008, 20 personas murieron en Karachi en choques entre ambos grupos.