Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gul se reúne con Erdogan y tres líderes opositores en medio del escándalo de corrupción

El presidente de Turquía, Abdulá Gul, ha intervenido este lunes en el conflicto generado entre el Gobierno y la oposición en torno al papel de las autoridades judiciales en medio del escándalo de corrupción desatado en el país y ha mantenido reuniones con tres líderes opositores y el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.
El primero en visitar el palacio presidencial de Çankaya ha sido el líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kiliçdaroglu, uno de los más críticos con el Gobierno, que ha llegado incluso a afirmar que el propio Erdogan tendrá que comparecer ante la justicia por sus acciones en este caso.
"Queremos evitar las intervenciones políticas en el sistema judicial. Queremos que éste sea independiente y que tenga sus propios mandos", ha indicado Kiliçdaroglu tras su reunión con Gul, que se ha extendido durante unos 45 minutos.
Posteriormente, el mandatario se ha reunido con el líder del Partido de Acción Nacionalista (MHP), Devlet Bahçeli, y con el vicepresidente del Partido Paz y Democracia (BDP), Selahattin Demirtas, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Tras las reuniones, Demirtas ha sostenido que la decisión de Gul "es un paso acertado" y ha resaltado que "es importante que el presidente escuche las opiniones del Parlamento y la oposición sobre este asunto".
"Espero que la iniciativa del presidente derive en el establecimiento de un sistema judicial justo. Tenemos críticas y propuestas en este sentido, y estamos preparados para compartirlas", ha remachado.
El único partido opositor que no ha sido invitado por Gul a pesar de contar con representación parlamentaria ha sido el Partido Democrático del Pueblo (HDP), vinculado con el BDP y que cuenta con cuatro escaños.
La semana pasada, el presidente mantuvo reuniones con el viceprimer ministro, Besir Atalay, y con el ministro del Interior, Efkan Ala, así como con el presidente del Parlamento, Cemil Çiçek, en un intento por atajar la crisis.
El propio Çiçek, que fue ministro de Justicia, ha nombrado una comisión parlamentaria para determinar si el proyecto de ley presentado por el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan para fortalecer el control gubernamental sobre el aparato judicial es constitucional.
La semana pasada, alrededor de una decena de altos cargos del Ministerio de Finanzas fueron cesados de sus puestos en la que fue la segunda oleada de despidos tras la operación policial contra la corrupción que llevó a la detención de los hijos de tres ministros el pasado 17 de diciembre.
Entre los cesados se encuentran el asesor ejecutivo del ministro de Finanzas, Abdulhamit Yildiz; el director de Cuentas Públicas, Mehmet Saritas; y el director general de Políticas de Ingresos, Unal Tayyan.
La noticia llegó apenas horas después de que las autoridades turcas destituyeran a unos 350 mandos policiales en Ankara. Desde la operación policial contra esa red de sobornos y fraude en contratos públicos que llevó a la detención de los hijos de tres ministros y a su posterior dimisión, cientos de mandos policiales han sido cesados o reasignados.