Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gullen niega haber utilizado sus influencias en las investigaciones de corrupción

Abdulá Gullen, líder del movimiento Hizmet y antiguo aliado del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha negado haber empleado su influencia para que se realizasen las investigaciones por corrupción que han afectado al gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) y han provocado la dimisión de varios de sus ministros.
Gullen, predicador islámico en Estados Unidos que posee influencia en la Policía y el poder judicial turcos, ha negado las acusaciones que aseguraban que había instado a sus simpatizantes a que iniciasen las investigaciones.
De hecho, el primer ministro ha acusado a Gullen de querer atacar al Gobierno. Las investigaciones por sobornos han afectado a su popularidad, además de provocar la dimisión de cuatro de sus ministros, al ser detenidos varios miembros de su familia.
"No es posible que esos jueces y fiscales reciban órdenes de mi parte. No tengo relación con ellos. No sé ni un 0'1 por ciento sobre ellos", ha afirmado Gullen en una entrevista a la cadena británica BBC. "La gente del poder judicial y la Policía han realizado estas investigaciones e iniciado este caso, como requiere su deber", ha subrayado.
"Aparentemente ellos no fueron informados del hecho de que esa corrupción y el soborno habían dejado de ser delictivos en Turquía", ha afirmado Gullen en tono sarcástico. El líder del movimiento Hizmet también ha criticado la decisión de Erdogan de cesar y reasignar a cientos de jueces y policías relacionados con la investigación.
Gullen, que ha criticado la decisión de Erdogan por "antidemocrática", ha asegurado que ninguno de los funcionarios cesados o reasignados tenía relación con él. "Esos movimientos se han hecho para que nuestro movimiento parezca más grande de lo que realmente es y para asustar a la población sobre esta inexistente amenaza fantasma", ha indicado.