Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gurría (OCDE) "no pierde el sueño" por el riesgo de deflación y pide a países de eurozona seguir con reformas

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, ha dicho este jueves que "no pierde el sueño" por el riesgo de deflación en la eurozona porque el Banco Central Europeo (BCE) dispone de "muchos instrumentos" para combatirlo, y ha reclamado a los Gobiernos europeos que prosigan con las reformas para reactivar el crecimiento.
"No pierdo mucho sueño por la cuestión de la deflación", ha dicho Gurría durante la presentación de sendos informes de la OCDE sobre la eurozona y la UE.
"No nos parece que eso sea el más inminente de los problemas. Lo que hay que seguir es consolidando el proceso de crecimiento. Y los instrumentos que tiene el BCE, que apenas se están empezando a discutir y a analizar, parecerían suficientes para poder abordar el asunto si es que fuese necesario", ha apuntado el responsable de la OCDE.
"Estoy preocupado sobre todo por continuar consolidando el crecimiento que tenemos. Debemos apostar por medidas estructurales, porque hemos agotado la mayoría del margen de política fiscal y monetaria", ha insistido Gurría.
Por su parte, el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, que también ha participado en el acto, ha sostenido que "el riesgo de deflación es alto, como consideran algunas personas, (...) pero no sólo de deflación sino de una baja tasa de inflación a medio plazo".
No obstante, al ser repreguntado ha corregido sus palabras y ha dicho que no estaba expresando sus propias ideas sino que se había limitado a repetir lo que ha dicho esta semana la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
En su informe, la OCDE sostiene que las medidas adoptadas por muchos países europeos para sanear sus finanzas públicas están empezando a dar resultados. Las economías de la eurozona que tenían fuertes déficits por cuenta corriente durante la crisis están ahora en superávit, las tasas de deuda pública se están estabilizando y las tensiones del mercado se han reducido.
No obstante, el estudio avisa que, aunque hayan vuelto al crecimiento, las economías europeas todavía se enfrentan a "enormes retos", en particular el paro.
"La consolidación fiscal ha avanzado mucho, pero el nivel de deuda en muchos países sigue siendo muy alto. Se necesita continuar con la consolidación, pero sin perder de vista la necesidad de apoyar un crecimiento incluyente y la creación de empleo", ha dicho Gurría.
Para el secretario general de la OCDE es fundamental que la UE continúe con las reformas para fortalecer el sector bancario, reforzar el mercado único e impulsar nuevas fuentes de crecimiento en una economía con bajas emisiones de CO2. "Restaurar los flujos de crédito y la inversión resulta también crucial. Así que cuanto antes se aborden los problemas de los balances bancarios, mejor", ha zanjado Gurría.