Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HALO Trust retirará las minas del lugar en el que fue bautizado Jesús

El lugar en el que Jesús fue bautizado junto al río Jordán en lo que hoy en día es Cisjordania será desminado después de que las autoridades israelíes y palestinas, así como ocho denominaciones cristianas, hayan dado su visto bueno a HALO Trust, una organización británica experta en la retirada de minas.
El llamado Qaser al Yahud (Castillo de los Judíos) es un campo minado de 136 acres (unos 550 metros cuadrados) que ha impedido el acceso a siete iglesias desde que concluyó la Guerra de los Seis Días de 1967.
La retirada de las minas permitirá ahora que estas iglesias, que pertenecen a las ortodoxias copta, etíope, griega, católica romana, siria y rusa, sean restauradas y puedan ser visitadas por peregrinos y turistas. Asimismo, también está prevista la retirada de las minas de un lote de terreno perteneciente a la Iglesia Armenia Ortodoxa.
Según ha explicado HALO Trust en un comunicado, la Autoridad Nacional de Acción Contra Minas Israelí (INMAA) se puso en contacto con ellos tras su exitosa labor en la eliminación de este tipo de artefactos en otros puntos de Cisjordania.
La ONG ha estimado que el coste del proyecto de desminar el lugar del bautismo de Jesús ascenderá a unos 4 millones de dólares, por lo que ha invitado a organizaciones y donantes a hacer aportaciones.
El director ejecutivo de HALO Trust, James Cowan, ha considerado que el desminado de "este sitio emblematico beneficiará en un futuro a toda la Humanidad".
REACCIONES
Para el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ha admitido que es "doloroso" que un lugar histórico como en el que fue bautizado Jesús "sea un sitio marcado por los escombros de la guerra". Su recuperación, ha añadido, "traerá un símbolo de esperanza a una región que lucha contra las profundas y arraigadas diferencias".
Por su parte, el arzobispo de la Iglesia Siria Ortodoxa en Jerusalén, monseñor Severios Malke Mourad, ha resaltado que "en un momento en el que muchos sitios religiosos están siendo destruidos en Oriente Próximo, las actividades de desminado en estas iglesias por parte de HALO Trust traerán un poderoso símbolo de esperanza".
El fraile Pierbattista Pizzaballa, custodio de Tierra Santa, ha reconocido que aunque los franciscanos siguen usando el lugar pero con un acceso limitado, esperan "con ansias el día en el que, gracias a HALO, podamos celebrar el Sacramento del Bautismo de Cristo en paz".