Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica a Arabia Saudí por su represión contra activistas y disidentes pacíficos

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha acusado este lunes al Gobierno de Arabia Saudí de mantener su asalto contra la libertad de expresión en el país, recalcando que varios poetas, activistas y abogados han sido condenados a duras penas de prisión o a pena de muerte.
La ONG ha indicado que el 21 de diciembre un tribunal condenó a Zuhair Kutbi, un crítico que pidió reformas políticas, a cuatro años de prisión, cinco años de limitación de viajes y 15 años de prohibición a comparecer en medios de comunicación.
Kutbi ha sido detenido un total de seis veces desde los años noventa, y en esta última ocasión la detención tuvo lugar después de su aparición en un programa de televisión, en el que defendió la necesidad de convertir el país en una monarquía constitucional.
"Los activistas pro Derechos Humanos esperaban que el rey Salman hiciera frente a la represión en el país contra los disidentes pacíficos, pero las autoridades acosan y encarcelan a la gente por expresar pacíficamente sus opiniones reformistas", ha dicho la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson.
En 2015, al menos seis hombres, entre ellos escritores, disidentes y abogados, fueron condenados por un tribunal establecido para tratar casos de terrorismo por expresar su opinión, con uno de ellos condenado a muerte y el resto a largas penas de cárcel.
HRW ha lamentado que los procesos contra estas personas fueron llevadas a cabo bajo acusaciones vagas por "incitar la discordia", "minar el prestigio del Gobierno" o "incitar a la opinión pública".
Así, ha recordado que en noviembre el activista Mijlif al Shammari fue condenado a dos años de cárcel y 200 latigazos por "sentarse con chiíes", en medio de sus intentos por mejorar las relaciones entre ambas comunidades.
La ONG ha hecho referencia además a la condena a muerte contra el poeta palestino Ashraf Fayadh por apostasía debido a los contenidos de uno de sus libros, unos cargos que ha rechazado en numerosas ocasiones.
Por otra parte, el citado tribunal antiterrorista condenó en octubre a tres hombres a penas de entre ocho y diez años de prisión debido a sus actividades a favor de la introducción de reformas democráticas en el país.
A ellos se suman más de una decena de importantes activistas que están cumpliendo pena de cárcel por sus actividades, entre los que estacan Walid Abu al Jair y Fadhil al Manasif, sentenciados a 15 años de cárcel.
"Las sentencias excéntricas contra activistas pacíficos y disidentes demuestran la total intolerancia de Arabia Saudí hacia los ciudadanos que hablan a favor de los Derechos Humanos y la reforma", ha recalcado Whitson.
"Arabia Saudí no debería estar enviando a prisión a la gente por sus opiniones pacíficas, y desde luego estos casos no deberían estar siendo tratados en un tribunal sobre terrorismo", ha remachado.