Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide a los líderes del G20 que presionen a China para que libere al premio Nobel Liu Xiaobo

Human Rights Watch (HRW) ha exigido a los líderes mundiales que asisten a la cumbre del G20 que presionen al presidente chino, Xi Jinping, para que libere al premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo, que se encuentra gravemente enfermo y aislado en un hospital.
"China debe permitir que Liu elija libremente recibir tratamiento médico en su país o en el extranjero" ha sentenciado la organización. La cumbre del G20 se celebra los próximos 7 y 8 de julio, en Hamburgo, Alemania.
Según la directora de Human Rights Watch para la Unión Europea, Lotte Leicht, "el trato brutal e inhumano de China contra el activista no ha disminuido ni siquiera después de que se informara de su enfermedad terminal y la cumbre del G20 es un momento crítico para que las naciones más ricas del mundo demuestren que no se quedarán de brazos cruzados mientras uno de ellos actúa con crueldad".
Los medios de comunicación han informado de que el Gobierno chino explicó a diplomáticos extranjeros que Liu está demasiado enfermo para viajar, pero ningún experto médico independiente ha sido autorizado a evaluar su condición. Sin embargo, este miércoles la Oficina de Justicia de Shenyang ha anunciado que China ha invitado a médicos de Alemania y Estados Unidos a ayudar a tratar al premio Nobel en China.
Liu Xiaobo está procesado desde 2008 por sus reivindicaciones democráticas y a favor de los Derechos Humanos. Durante este tiempo, las autoridades han mantenido al activista bajo arresto domiciliario.
Gobiernos como el de Estados Unidos, Canadá o Francia se han ofrecido públicamente a tratar a Liu y su pareja, mientras que la Unión Europea y Alemania han hecho declaraciones pidiendo su liberación. Un portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, señaló que "en una situación tan difícil, una solución humanitaria para Liu Xiaobo debería ser la más alta prioridad". Por otro lado, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, se reunió con funcionarios chinos el pasado 30 de junio para discutir el caso.