Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica al ministro de Justicia de Egipto por abogar por el asesinato de miembros de Hermanos Musulmanes

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha criticado este lunes los comentarios vertidos por el ministro de Justicia de Egipto, Ahmed al Zind, quien dijo que no estaría satisfecho hasta que murieran 10.000 miembros de Hermanos Musulmanes por cada integrante de las fuerzas de seguridad muerto en atentados en el país.
En su comunicado, HRW ha reclamado al presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, garantice que se investigará y juzgará a cualquiera que ordene, cometa o ayude en la comisión de asesinatos u otros crímenes contra seguidores de Hermanos Musulmanes o cualquier otro grupo por su filiación política.
"Que un alto funcionario del Gobierno encargado de supervisar el Estado de Derecho salga por televisión y parezca animar el asesinato de opositores políticos muestra cómo algunos miembros del Gobierno han abandonado cualquier pretensión de justicia", ha dicho la directora de HRW para Orienta Próximo y Norte de África, Sarah Leah Whitson.
"El hecho de que las fuerzas de seguridad de Egipto ya hayan cometido asesinatos en masa contra seguidores de Hermanos Musulmanes, mientras los jueces han sentenciado a muerte a otros cientos, significa que la amenaza de Al Zind es muy real", ha alertado.
HRW ha destacado la importancia de las declaraciones debido al cargo que ocupa Al Zind, recordando que se suman a un clima político marcado por la retórica contra el grupo islamista por parte de funcionarios y medios de comunicación.
Por ello, ha solicitado a Al Sisi que comunique a los ministerios de Justicia e Interior que el uso de la violencia al margen de la ley contra presuntos miembros de Hermanos Musulmanes u otros opositores será castigado.
En sus declaraciones, Al Zind afirmó que "el fuego en su corazón no se extinguiría hasta que por cada mártir (de las fuerzas de seguridad) haya al menos 10.000 (miembros de Hermanos Musulmanes muertos)".
Cuando en periodista le dijo que esa cifra equivaldría a "la totalidad de Hermanos Musulmanes", el ministro de Justicia especificó que se refería "a Hermanos Musulmanes y a cualquier que les ayude, les quiera, les apoye, reciba sobornos en su nombre o viva con sus fondos, recibidos de Turquía, Qatar e Irán".
"Si Al Sisi es serio cuando habla de permitir existir a Hermanos Musulmanes en Egipto, lo mínimo que debe hacer es rechazar claramente y públicamente la peligrosa amenaza del ministro de Justicia", ha dicho Whitson.
"Un Gobierno cuyo ministro de Justicia aboga por el asesinato en masa de opositores políticos como acto de venganza es un Gobierno en el que no hay justicia", ha remachado.