Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia que la Justicia tailandesa no persigue la brutal represión de las protestas de 2004

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que el Gobierno tailandés aún tiene que juzgar a militares y policías responsables del asesinato de varios manifestantes en la ciudad de Tak Bai durante las protestas de 2004. Este sábado se cumplen diez años de los crímenes.
El director de HRW en Asia, Brad Adams, ha criticado a las autoridades del país. "Que Tailandia no lleve a los tribunales a los responsables de la matanza de Tak Bai es una evidente muestra de injusticia", ha declarado. Adams ha asegurado que esta situación ha llevado a un "descrédito de la Policía, del Ejército y de los tribunales".
La Policía y el Ejército fueron los encargados de sofocar una serie de revueltas de corte secesionista que empezaron hace más de una década en el sur del país protagonizadas por movimientos musulmanes. La escalada de violencia hizo que varios policías y militares mataran a siete manifestantes en la localidad de Tak Bai el 25 de octubre de 2004. Otros 78 fueron golpeados hasta la muerte mientras eran transportados a una base militar en la provincia de Pattani.
HRW ha recomendado en varias ocasiones a los sucesivos gobiernos tailandeses que se juzguen las prácticas abusivas de los militares que tuvieron lugar en aquellas revueltas. El año pasado, el Tribunal Supremo de Tailandia exculpó a los militares y a los policías implicados porque estaban "cumpliendo con sus obligaciones", por lo que no se establecieron condenas contra los responsables de la brutal represión.