Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW celebra que la condena a Karadzic demuestra que la perseverancia desemboca en Justicia

La ONG por los derechos y libertades Human Rights Watch (HRW) ha celebrado la condena por genocidio y crímenes contra la Humanidad al exlíder de la República Serbia de Bosnia Radovan Karadzic, como muestra de que "la perseverancia puede desembocar en Justicia".
"Las víctimas y sus familias han esperado dos décadas a que llegue la hora de Karadzic", ha declarado el asesor jefe en Derecho Internacional de la organización, Param-Preet Singh. "El veredicto Karadzic envía el potente mensaje de que quienes cometen atrocidades no tendrán más paciencia que la Justicia".
La corte internacional con sede en La Haya ha condenado a Karadzic a una pena de 40 años de prisión, tras considerarle culpable de diez de los once cargos que se le imputaban, incluidos los relacionados con la masacre de Srebrenica y el asedio de Sarajevo.
El arresto de Karadzic y su mano derecha, Ratko Mladic, "demuestran los valores de la consistente y diligente postura de la Unión Europea sobre los crímenes de guerra", ha hecho saber la organización, que ha aplaudido el hecho de que el bloque europeo condicionara las negociaciones de adhesión de Serbia a la completa cooperación del país balcánico para entregar a los fugitivos.
HRW insiste, sin embargo, en que Bosnia y Herzegovina debe redoblar sus esfuerzos en los procesos judiciales a nivel nacional que tiene pendientes --más de un millar-- , y que son "absolutamente críticos para llevar ante la Justicia a tantos otros responsables de atrocidades durante la guerra de Bosnia".
La ONG denuncia que algunos miembros del Gobierno han cuestionado la legitimidad de los tribunales nacionales que juzgan estos casos y están obstaculizando su financiación, en un acto claro de obstrucción a la Justicia.
"Las autoridades deberían ir más allá de su vacía retórica, que no hace más que diluir responsabilidades, y fortalecer sus esfuerzos", concluye el asesor de HRW.