Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica el decreto aprobado por el Parlamento para prohibir cadena de televisión críticas con el Gobierno

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha criticado este domingo el decreto aprobado por el Congreso General Nacional (CGN) de Libia para prohibir las emisiones de las cadenas de televisión por satélite críticas con el Gobierno y el levantamiento popular contra el exlíder Muamar Gadafi.
Asimismo, el organismo ha recortado los fondos para las becas de estudios en el extranjero, así como los salarios y los bonus para los empleados que participen en actividades consideradas "hostiles" a la revolución.
"Uno creería que los libios aprendieron hace mucho que suprimir la libertad de expresión, sin importar cómo de duramente, no ayuda a fomentar la seguridad o la paz", ha dicho la directora de HRW para Oriente Próximo y Norte de África, Sarah Leah Whitson.
En este sentido, ha sostenido que "la mejor manera de confrontar las opiniones que al Gobierno no le gustan es desafiarlas con ideas mejores que convenzan a la ciudadanía".
HRW ha recalcado que el decreto aprobado por el CGN viola la libertad de expresión al censurar un amplio espectro de opinión, incluyendo la disidencia pacífica, al tiempo que ha indicado que su formulación poco precisa podría derivar en una implementación arbitraria.
"Pese a que el Gobierno pdoría legalmente prohibir los discursos que inciten directamente a la violencia, no debería prohibir todas las emisiones, incluso si parte de los discursos incitan a la violencia", ha dicho la organización, que, por ello, ha pedido al Gobierno que dé marcha atrás en su decisión.
Así, ha valorado que la prohibición parece tener como objetivo bloquear los canales por satélite que se han posicionado en sus editoriales del lado del antiguo Gobierno de Gadafi, y más concretamente contra las cadenas Al Jadra y Al Jamahiriyah.
Respecto a los recortes en las becas y salarios, Whitson ha dicho que "los esfuerzos por castigar a los libios que no apoyan la revolución o el actual Gobierno deberían ser una vergüenza para todos los que prometieron una nueva era de libertad para los libios".
"Castigar a los estudiantes y a los empleados que no siguen a pies juntillas la línea política del Gobierno es una táctica que debería haber acabado con la caída de Gadafi", ha remachado.