Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia agresiones a un grupo de periodistas y activistas en el Cáucaso Norte

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este jueves que hombres enmascarados armados con bates agredieron el miércoles a un grupo de periodistas rusos y extranjeros en el Cáucaso Norte y que otro grupo atacó una oficina de una ONG en la región.
En su comunicado, HRW ha apuntado que alrededor de 15 hombres interceptaron un autobús en el que viajaban ocho personas y el conductor entre Ingushetia y Chechenia y les dio una paliza. El grupo estaba formado por seis periodistas --un noruego, un sueco y cuatro rusos--, además de dos activistas.
Todos los periodistas y activistas resultaron heridos y cinco de ellos tuvieron que ser hospitalizados. Además, los atacantes incendiaron posteriormente el autobús.
Los agredidos son Ivan Zhiltsov y Ekaterina Vanslova, empleados del Comité para la Prevención de la Tortura; Oeystein Windstad, corresponsal del diario noruego 'Ny Tid'; Lena Maria Persson Loefgren, periodista de radio; y los periodistas rusos Aleksandra Elagina, de 'The New Times', Egor Skovoroda, de Mediazona, y los 'freelance' Anton Prusakov y Mijail Solunin.
"Estos ataques descarados contra periodistas y defensores de los Derechos Humanos muestran lo peligroso que es informar sobre los abusos de los Derechos Humanos en el Cáucaso Norte", ha dicho Tanya Cooper, investigadora de HRW para Rusia.
"Las autoridades no han hecho intentos significativos para evitar o investigar los reiterados ataques en el Cáucaso Norte contra gente que critica al Gobierno", ha lamentado.
HRW ha señalado que, horas después de este ataque, varios hombres enmascarados --algunos vestidos con ropas civiles y otros con trajes de camuflaje-- que portaban armas automáticas irrumpieron en la oficina en Igushetia del Joint Mobile Group, creado por la ONG rusa Comité para la Prevención de la Tortura y otras organizaciones en 2009.
Por ello, ha reclamado a las autoridades rusas que investiguen inmediatamente ambos ataques, que identifiquen a los responsables y que sean llevados ante la justicia.
Los periodistas y activistas estaban participando en un viaje de una semana organizado por el Comité para la Prevención de la Tortura para informar sobre la situación de los Derechos Humanos en Chechenia e Ingushetia.
Sergei Romanov, un abogado del comité que estuvo en contacto con los agredidos antes y después del incidente, ha revelado que el grupo fue consciente de estar siendo vigilado desde el inicio del viaje, el 7 de marzo.
Asimismo, ha detallado que tres vehículos en los que viajaban los atacantes bloquearon el camino del autobús cuando viajaban de Ingushetia a Grozni, capital de Chechenia, sacando a los ocupantes de su interior para agredirles.
Por otra parte, el ataque contra el Joint Mobile Group es el tercero desde diciembre de 2014. En ese mes, atacantes incendiaron la oficina y un día después la Policía se incautó material, mientras que en junio de 2015 varias personas destruyeron documentos.
"La ausencia de rendición de cuentas ante los ataques contra activistas que realizan un trabajo legítimo sobre Derechos Humanos ha allanado el camino a incluso más violencia contra los que apoyan a las víctimas de abusos en el Cáucaso Norte", ha denunciado Cooper.
"Cualquier retraso a la hora de investigar este ataque y juzgar a los responsables supone un riesgo de crear una 'carta blanca' para más violencia contra reporteros y activistas pro Derechos Humanos en una región ya volátil de por sí", ha remachado.