Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia la ejecución sumaria de al menos 248 personas a manos de las fuerzas de Al Assad

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado la ejecución sumaria de al menos 248 personas a manos de las fuerzas del régimen de Bashar Al Assad en dos localidades costeras el pasado mes de mayo, según un informe que el grupo en defensa de los Derechos Humanos ha publicado este viernes.
"Mientras la atención mundial se centra en asegurar que el régimen sirio ya no puede emplear armas químicas, no debemos olvidar que las fuerzas de Al Assad siguen utilizando métodos convencionales para masacrar civiles", ha asegurado el director de HRW para Oriente próximo, Joe Strok.
HRW ha elaborado, gracias a la colaboración de activistas y a las entrevistas con algunos residentes y supervivientes, una lista con la información de 167 personas asesinadas en Al Bayda, en el oeste del país, y otras 81 en la localidad de Baniyas, a sólo 10 kilómetros de Al Bayda. Según la investigación, la mayor parte de las víctimas habrían sido ejecutadas tras finalizar una serie de enfrentamientos entre el Ejército sirio y los rebeldes, que acabaron con la retirada de los combatientes de la oposición.
Tras la retirada, HRW ha afirmado que las tropas de Al Assad comenzaron a registrar los hogares de las localidades y que separaron a los hombres de las mujeres para ejecutar, con disparos a corta distancia, a todos los hombres. Asimismo, el organismo también ha documentado la ejecución de al menos 23 mujeres y 14 niños, entre ellos algunos bebés.
El Gobierno ha reconocido haber llevado a cabo operaciones en estas dos localidades, pero asegura que todos los ejecutados eran "terroristas". Sin embargo, el responsable de Reconciliación Nacional, Ali Haidar, ha afirmado en declaraciones al diario estadounidense 'The Wall Street Journal' que podía haber "errores" en las operaciones, y que una comisión estaba investigando el caso.
HRW sostiene que la cifra real de ejecuciones puede haber sido mayor, especialmente en Baniyas, una localidad a la que han tenido mucha dificultad para acceder.
CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU
HRW ha pedido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que denuncie a los responsables de la masacre ante el Tribunal Penal Internacional. Asimismo, el grupo ha pedido a Siria que coopere con la comisión de investigación para garantizar el acceso de los expertos a las localidades de Al Bayda y Baniyas.
"Seamos absolutamente claros", ha asegurado Stork. "El bloqueo por parte de algunos Estados Miembros del Consejo de Seguridad como Rusia de medidas significativas --tales como denunciar la situación ante el TPI o suspender la venta de armas al Ejército sirio-- está permitiendo que las fuerzas del Gobierno sigan cometiendo masacres como esta", ha añadido.
"El Consejo de Seguridad puede evitar nuevas masacres, no sólo con armas químicas, sino también las cometidas por otras vías, denunciado la situación ante el TPI", ha asegurado Stork. "Mientras Estados Unidos y Rusia negocian sobre las armas químicas de Siria, deben recordar que para las víctimas, el método en el que asesinen es secundario".