Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW describe como un "golpe a la libertad de expresión" el cierre de la sede de Al Yazira en Bagdad

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha descrito este lunes como un "golpe para la libertad de expresión" la decisión de Irak de cerrar las oficinas en Bagdad de la cadena de televisión qatarí Al Yazira.
La Comisión de Comunicación y Medios de Irak comunicó su decisión el miércoles, prohibiendo a los periodistas de este medio trabajar en el país por "incitar al sectarismo y la violencia", lo que fue rechazado por Al Yazira.
HRW ha subrayado que la decisión de la comisión "no es más que un intento para acabar con la libertad de expresión", reclamando al organismo que dé marcha atrás y permita operar a la cadena en el país.
En este sentido, ha solicitado a las autoridades iraquíes que permitan a Al Yazira "retomar inmediatamente su trabajo" o que "determine exactamente cuándo y cómo incitó a la violencia".
"Los iraquíes tienen derecho a escuchar una variedad de perspectivas sobre los acontecimientos actuales", ha defendido el subdirector de HRW para Oriente Próximo, Joe Stork.
"Cerrar una importante cadena internacional citando acusaciones vagas y no sustentadas apunta a motivaciones políticas para acabar con las críticas incómodas, y es una acción que debería ser revertida inmediatamente", ha agregado.
No es la primera ocasión en que la Comisión de Comunicación y Medios de Irak suspende la licencia de Al Yazira, ya que en 2013 actuó contra la cadena y otros nueve canales, argumentando que sus informaciones tenían un tono sectario y apoyaban a organizaciones terroristas sin especificar.
"Los medios de Irak necesitan protección ante las amenazas y las interferencias políticas, no bozales oficiales. La comisión debe demostrar que entiende su tarea de garantizar el respeto de la libertad de expresión y dar marcha atrás en su decisión", ha remachado Stork.