Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia las dificultades de los niños de Centroamérica para solicitar asilo en México

Durante 2015 fueron detenidos más de 35.000 menores, un 270 por ciento más que en 2013
Human Rights Watch (HRW) ha denunciado en un informe hecho público este miércoles las grandes dificultades a las que se enfrentan los niños que huyen de la violencia de Centroamérica para solicitar asilo en México.
En su informe "Puertas cerradas: los fallos de México para proteger a los refugiados americanos y a los niños inmigrantes", la ONG señala las discrepancias que hay entre las leyes mexicanas sobre los refugiados y su verdadera práctica.
La ley mexicana ofrece protección a todos aquellos cuya vida corra peligro en su país de origen, pero menos del 1 por ciento de los menores que han recogido las autoridades han sido reconocidos como refugiados, de acuerdo con los datos del Gobierno.
"Sobre el papel, la ley mexicana ofrece protección a cada niño que ha huido de su país, pero solo unos pocos han sido reconocidos como refugiados, lo que refleja que a pesar de que los niños y adultos de Centroamérica se enfrentan a serias amenazas, el Gobierno no está respondiendo adecuadamente a sus demandas", ha señalado Michael Bochenek, asesor de los derechos de niños de HRW.
MÁS DE 35.000 MENORES DETENIDOS
Según las agencias de inmigración y protección de refugiados de México, el número de niños indocumentados que ha llegado al país ha aumentado considerablemente. En 2015, las autoridades mexicanas detuvieron a más de 35.000 niños, un 55 por ciento más que en 2014 y un 270 por ciento más que en 2013.
Este aumento es un reflejo del plan que inició Estados Unidos a mediados de 2014 para apoyar económicamente al Gobierno mexicano ante la llegada masiva de inmigrantes centroamericanos a suelo estadounidense.
La violencia de las bandas ha plagado el "Triángulo Norte" de Centroamérica. Países como El Salvador, Guatemala y Honduras llevan más de una década de violencia, y las bandas en estos tres países a menudo se centran en los niños, ha denunciado la organización.
Los menores son presionados para unirse a las bandas, a menudo bajo la amenaza de herir o matar a sus familias o a ellos mismos, ha subrayado HRW. Además, las niñas se enfrentan también a la violencia sexual y a los abusos de los miembros de las bandas, ha añadido.
DETENCIONES DE NIÑOS
El proceso de asilo no está diseñado para que lo entiendan los niños y con frecuencia les confunde, ha explicado la organización. "Los niños que solicitan asilo no tienen ninguna garantía legal ni ninguna otra asistencia hasta que, si tienen suerte, una de las pocas organizaciones no gubernamentales que ofrecen asistencia legal a los solicitantes de asilo les representa", ha lamentado HRW.
Aunque las leyes mexicanas obligan a que la custodia de los menores no acompañados sea transferida al sistema de protección de la infancia de México y solo se les detenga en circunstancias excepcionales, según HRW, la detención es la norma.
Aquellos que tienen la suerte de acabar en centros de acogida también experimentan una forma de detención, puesto que no pueden acudir a las escuelas locales y tienen escaso contacto con la comunidad. Además, a menos que necesiten atención médica especializada, permanecen en el centro durante toda su estancia sin salir.
"México tiene la obligación de dar a estos niños cuidados apropiados y protección en un marco adecuado", ha exigido Human Rights Watch en su informe. "México tiene derecho a controlar sus fronteras, pero los niños inmigrantes no pueden ser detenidos. Encerrar a niños en refugios similares a la cárcel no está dentro de los estándares internacionales", ha recalcado.
La organización ha pedido al Gobierno mexicano que se asegure de que los niños tengan acceso a los procedimientos de reconocimiento de refugiados, incluyendo a la asistencia legal apropiada. Además, ha solicitado que aumente la capacidad de sus agencias sobre refugiados y que asegure una presencia estable de estas agencias en la frontera sur del país.
MÁS FINANCIACIÓN DE ESTADOS UNIDOS
Human Rights Watch también ha pedido a Estados Unidos que aumente el apoyo financiero para mejorar la capacidad de México de procesar las solicitudes de asilo y de proporcionar apoyo social a los solicitantes de asilo y refugiados. El Gobierno estadounidense debe asegurarse de que las entidades mexicanas cumplan con los estándares nacionales e internacionales en materia de Derechos Humanos, ha añadido.
"Poner a los niños en una posición en la que tienen que elegir entre meses de detención o volver al peligro viola las leyes comunes de la decencia además de las mexicanas y las internacionales", ha explicado Bochenek.
"Tanto México como Estados Unidos tienen que trabajar para ofrecer cuidados apropiados y oportunidades razonables para la solicitud de asilo de los niños que huyen de los peligros de Centroamérica", ha añadido.