Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia persecución política del Polisario, pero advierte de que se ha "exagerado"

La organización pro Derechos Humanos Human Rights Watch ha elaborado un exhaustivo informe sobre la situación en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia, en el que denuncia que ha existido persecución por motivos políticos por parte de las autoridades del Frente Polisario, que gobiernan estos campamentos, pero advierte de que se han "exagerado" las informaciones al respecto y de que no hay pruebas de persecuciones políticas en los tres últimos años.
"Si bien el Polisario tolera cierto grado de expresión y manifestaciones críticas a su gestión, Human Rights Watch recibió señalamientos creíbles de que algunos disidentes habrían sido perseguidos por las autoridades", explica HRW.
Sin embargo, admite que "no halló evidencias de que miembros del Polisario hubieran encarcelado a personas durante los tres últimos años debido a su opinión política o activismo". El último caso documentado es el de un saharaui que en 2010 fue deportado a Mauritania por las autoridades del Frente Polisiario después de que expresara su apoyo a la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental durante una visita a los territorios ocupados en 1975.
Además, los disidentes critican la gestión del Polisario, pero no la aspiración política a la autedeterminación saharaui, según HRW, que rompe así con el mito del secuestro y la represión de los saharauis en los campamentos difundido por la propaganda marroquí.
"Hay casos de abuso, pero también algunas partes exageraron la situación", ha destacado la directora para Oriente Próximo y el norte de África de Human Rights Watch, Sarah Leah Whitson.
TRIBUNALES MILITARES, ESCLAVITUD Y CONFINAMIENTO DE UNA MUJER
El informe de HRW denuncia la existencia de tribunales militares con jurisdicción sobre delitos relacionados con las drogas amparados en un decreto de 2012 de la Presidencia saharaui. "Juzgar a civiles en tribunales militares contraviene una norma internacional básica de derechos humanos", destaca.
En al menos ocho casos documentados por HRW, los civiles acusados ante tribunales militares parecen haber permanecido en prisión preventiva durante varias semanas o meses más de lo permitido en las correspondientes órdenes judiciales de detención, o siguieron detenidos tras haber completado la condena.
HRW también aborda la polémica cuestión de la persistencia de la práctica de la esclavitud con algunos saharauis negros, pero asegura que se trata de "casos aislados".
En concreto, documentó el caso de dos hermanos que aseguran haber sido secuestrados por otra familia que decía haber tenido a la madre de ambos como esclava y por ello les obligó a trabajar en su casa durante 18 años. El testimonio de uno de ellos ha sido publicado por HRW en un vídeo. En este caso, el Polisario consiguió que los hermanos fueran liberados en 2013.
Por último, el informe recoge el caso de una mujer, Mayuba Mohamed Hamdidaf, confinada desde agosto por sus familiares en Tinduf a pesar de que ella desearía regresar a España, donde vivía. La mujer, de 23 años, viajó a Tinduf para visitar a sus familiares, per éstos la impideron regresar a Europa.
Las autoridades del Polisario no han intervenido para garantizar la libertad de movimientos de la joven y se han limitado a intentar negociar con los familiares para "persuadirles" de que dejen marchar a la chica. "Las autoridades del Polisario deberían aclarar a todas las partes implicadas que el confinamiento ilegítimo constituye un grave delito penal". apuntan desde HRW.
COMPETENCIAS DE LA MINURSO
Por todo ello, HRW pide que se dote de competencias sobre Derechos Humanos a la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), la fuerza de paz desplegada tras el alto el fuego de 1991 para organizar el referéndum de autodeterminación saharaui. De hecho, el informe de HRW se titula 'Sin vigilancia: Derechos Humanos en los campamentos de refugiados de Tinduf'.
"A través del monitoreo in situ por parte de la ONU de la situación de derechos humanos y la presentación de informes de manera periódica se contribuiría a esclarecer la verdad y proteger tanto a los saharauis que viven bajo la autoridad marroquí en el Sahara Occidental como a estos refugiados que se encuentran aislados", ha destacado Whitson.
El informe es el resultado de dos semanas de visita de expertos de HRW a los campamentos de refugiados durante las cuales realizaron entrevistas a 40 saharauis. También hablaron con funcionarios del Polisario y extranjeros que trabajan para organismos de la ONU y organizaciones no gubernamentales.
Los refugiados, que suman entre 90.000 y 125.000 según datos de organismos de la ONU, viven en el desierto en inhóspitas condiciones, dependen de la ayuda humanitaria internacional y no pueden trabajar en Argelia, que tampoco permite su ubicación en otras regiones. Desde 1975, fecha de la ocupación militar marroquí del Sáhara español, los refugiados viven a las afueras de Tinduf (Argelia) bajo la autoridad del Frente Polisario, que controla también una estrecha franja desértica del Sáhara Occidental.