Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW acusa a las fuerzas de seguridad de detenciones injustificadas y maltrato a menores

La organización pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) denuncia en su último informe de que las fuerzas de seguridad bahreiníes realizan, habitualmente, detenciones ilegales y maltratos --que rozan la tortura-- a menores de edad.
En este informe, que se hace eco de una resolución de condena contra Bahréin emitida por el Parlamento Europeo, HRW recopila entrevistas con víctimas, abogados y grupos pro derechos humanos del país, que desde 2011 intenta contener la expansión de las protestas prodemocráticas de la región iniciadas en la Primavera Árabe.
"Un país no se puede tratar así a sus hijos. No puede detener a los chavales, encarcelarlos y amenazarles", declaró el director en funciones de HRW para Oriente Próximo y África, Joe Stork. "Las autoridades bahreiníes deben investigar inmediatamente estas alegaciones y poner fin inmediatamente a las detenciones arbitrarias y al maltrato infantil", añadió.
HRW recuerda que el pasado 12 de septiembre, el Parlamento Europeo se refirió al "deterioro de la situación de los Derechos Humanos en Bahréin, haciendo especial hincapié en las violaciones de los derechos de los niños.
"Bahréin debe respetar los derechos de los jóvenes, debe impedir que sean enviados a cárceles para adultos y debe tratarles de acuerdo con la Convención de los Derechos del Niño, de la que el país es firmante", manifestó el Parlamento.
El Centro de Bahréin para los Derechos Humanos, una ONG del país, tiene constancia de 15 detenciones de menores solo en agosto. Otra organización, la Sociedad Juvenil para los Derechos Humanos, informó de 22 casos. Ambas coinciden en que estas detenciones son habituales en las operaciones de represión contra los manifestantes.
HRW pide al Gobierno que abra una investigación "independiente, profunda e imparcial de todas las denuncias de tortura y maltratos" y, en general, insta a las autoridades a que "pongan fin a la detención masiva de menores de 18 años, cuyo arresto debería producirse como último recurso".