Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Habana ve un "paso positivo" el acuerdo adoptado en la Eurocámara para normalizar las relaciones UE-Cuba

El Gobierno de Cuba ha calificado de "paso positivo" la decisión del Parlamento Europeo de dar 'luz verde' a la ratificación del acuerdo de diálogo político y cooperación que la Unión Europea selló con Cuba y que aspira a normalizar las relaciones con La Habana y romper con la Posición Común que condicionaba cualquier contacto a avances democráticos.
En declaraciones a la prensa, recogidas por el diario oficial 'Granma', el director para Europa y Canadá del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Elio Rodríguez Perdomo, ha explicado que el Consejo de la UE notificó oficialmente a la isla el pasado 22 de junio la culminación del proceso interno para aplicar el acuerdo y que ahora ha decidido "otorgar su consentimiento en el mismo sentido".
Así, Rodríguez Perdomo ha subrayado el papel de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y su determinación para avanzar en la cooperación con el Gobierno de Raúl Castro.
El director para Europa de la Cancillería cubana ha adelantado que La Habana comenzará pronto los trámites internos para responder a la notificación de la UE y ha confirmado la voluntad de su Gobierno de seguir extendiendo las relaciones con los Estados miembro del bloque europeo en "sectores de interés común" sobre la base del respeto, reciprocidad y beneficio mutuo.
No obstante, también ha criticado a las "fuerzas contrarias" a la adopción de esta medida, a las que ha acusado de promover una "innecesaria e injerencista" resolución "nociva" con los principios previstos en el acuerdo, resolución que ha sido rechazada por la Asamblea Nacional cubana.
La posición favorable de la Eurocámara, redactada por la eurodiputada española Elena Valenciano, del PSOE, salió adelante con el voto a favor de 567 eurodiputados, 65 en contra y 31 abstenciones, en el pleno reunido en Estrasburgo (Francia).
Su entrada en vigor definitiva depende aún de que se cumpla el proceso de aprobación por parte de los parlamentos nacionales, si bien el apoyo de la Eurocámara permitirá la aplicación provisional del grueso del acuerdo, por ser disposiciones de competencia exclusiva de la UE.
La Unión Europea confía en que el nuevo marco jurídico e institucional que establece el acuerdo sirva para impulsar el diálogo, la cooperación económica, las relaciones comerciales y las reformas democráticas en la isla.
TRES PILARES
El acuerdo se estructura sobre tres pilares --diálogo político, cooperación y comercio-- e incluye una cláusula que permite su suspensión si se violan las disposiciones en materia de Derechos Humanos.
En materia comercial, el objetivo es ofrecer un marco más previsible y transparente para las empresas, pero no establece una zona de libre comercio ni incluye la protección de las inversiones.
Los eurodiputados valoran el impulso a las relaciones bilaterales que permitirá este nuevo acuerdo, negociado entre 2014 y 2016, porque creen que contribuirá a "mejorar las condiciones de vida y los derechos sociales" de los cubanos.
La ratificación del acuerdo está acompañada por una resolución (487 votos a favor, 107 en contra y 79 abstenciones) que refuerza el mensaje en materia de Derechos Humanos, para atender la demanda de quienes abogaron por aprovechar la ocasión para reforzar el lenguaje democrático.
Así, emplazan al Gobierno cubano a cumplir con los estándares internacionales en materia de Derechos Humanos y a ratificar las convenciones de Naciones Unidas que no ha suscrito aún.
A pesar de que de la resolución ha decaído la llamada expresa al fin del bloqueo de Estados Unidos, el texto sí recoge que se oponen a "leyes y medidas con efecto extraterritorial" que puedan perjudicar a la población. Otra enmienda que ha prosperado alude a la falta de eficacia del diálogo en materia de Derechos Humanos.