Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hadi asegura que el Ejército de Yemen controla "más del 85%" del territorio del país

El presidente de Yemen, Abdo Rabbu Mansur Hadi, ha asegurado este jueves que las tropas que le son leales, que cuentan con el respaldo de la coalición internacional que encabeza Arabia Saudí, controlan "más del 85 por ciento" del territorio del país.
En una entrevista concedida al diario 'Saudi Gazette', Hadi ha expresado su agradecimiento al reino árabe y ha afirmado que Yemen "habría caído en cuatro días" y "quedado en manos de Irán" si no hubiera sido por la intervención de Riad.
Asimismo, ha expresado su confianza en que la capital, Saná, que está en manos de los rebeldes huthis, sea liberada próximamente, al igual que Taiz y Hodeidah. Hadi ha reiterado una vez su denuncia sobre la presencia de miembros del partido-milicia chií libanés Hezbolá participando en los enfrentamientos.
Por otra parte, ha quitado hierro a sus diferencias con el vicepresidente y primer ministro, Jaled Bahá, argumentando que "las circunstancias (en el país) requieren que haya unidad".
El mandatario yemení ha cargado además contra su predecesor, Alí Abdulá Salé, al que ha acusado de acumular miles de millones de dólares a través del blanqueo de dinero y de dar cobijo a la organización terrorista Al Qaeda.
Hadi ha asegurado además que el grupo yihadista Estado Islámico ha conseguido tener presencia en el país con la ayuda de Salé, del que fue vicepresidente hasta su salida acordada del poder tras la revolución de 2011.
Este mismo jueves, el coordinador de Operaciones de Emergencia de Naciones Unidas, Stephen O'Brien, ha advertido a los países involucrados en el conflicto de Yemen de que no obstaculicen la llegada por mar de ayuda humanitaria al país, que se ha incrementado en los últimos meses.
El mes pasado, el coordinador de la ONU advirtió de que la coalición liderada por Arabia Saudí y los rebeles huthis estaba restringiendo la llegada de ayuda humanitaria a Yemen, donde más del 80 por ciento de la población necesita ayuda.
Unas 6.000 personas --aproximadamente la mitad civiles-- han muerto, según la ONU. Yemen se ha convertido en un tablero para el particular ajedrez que libran las potencias chiíes y suníes de la región, posicionadas claramente a favor de los dos bandos enfrentados.