Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hadi dice que el país se encuentra en una "coyuntura crítica" debido a las exigencias de los huzis

El presidente de Yemen, Abd Rabu Mansur Hadi, ha afirmado este jueves que el país se encuentra en una "coyuntura crítica" debido a las exigencias de la comunidad huzi, al tiempo que ha advertido de las influencias regionales y sectarias existentes detrás de la situación.
"¿Es la presencia del Estado Islámico uno de los motivos de la crisis creada por los huzis?", se ha preguntado, antes de recalcar que el sectarismo es algo rechazado por la población de Yemen, describiéndola como "una herramienta de muerte y venganza".
"El problema de Yemen es que vamos de un país a otra, y algunas fuerzas y grupos explotan estas crisis en su propio beneficio", ha remachado, según ha informado la agencia estatal yemení, Saba.
Las conversaciones sobre la formación de un nuevo Gobierno en Yemen fracasaron el domingo debido a la falta de acuerdos respecto a las demandas de la comunidad huzi.
El Gobierno se ofreció la semana pasada a presentar su dimisión en el plazo de un mes para aplacar las protestas de decenas de miles de integrantes del movimiento chií huzi, que combate desde hace años para contar con una mayor representación en el Ejecutivo central.
Así, el actual Gobierno ha ofrecido a los huzis una propuesta que incluye una oferta para formar un nuevo ejecutivo y un comité económico que revise el decreto de los subsidios a cambio de que los manifestantes "desmantelen sus campamentos de la capital".
Yemen lleva sumido en una etapa de inestabilidad desde 2011 cuando las manifestaciones contra el entonces presidente, Alí Abdulá Salé, le llevaron a renunciar al cargo para dar paso a una transición política dirigida por el actual jefe de Estado, entonces vicepresidente.
Además, altos cargos del Gobierno mantienen que los huzis han estado luchando contra las fuerzas del Ejecutivo desde 2004 y que están intentando reforzar su dominio en el norte del país antes de las elecciones que se celebrarán en 2015, en las que se pasará a un sistema político con más autonomía regional.
El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) que ha rechazado cualquier intento de "minar el proceso político en Yemen" ha condenado los "desafortunados eventos que han tenido lugar en Saná y las amenazas de utilizar medidas mayores".